PublicidadPublicidadPublicidad
 

Blog de Emebol

Dos días con los muertos Hace mas de un año

¿Quién ha podido escapar de la muerte? Nadie. Todos hablamos de la muerte, pero de la muerte de Juan, Pedro, María o Ana, nunca de nuestra muerte, que convive con nosotros, que está a la vuelta de la esquina o quizás un poco lejos.

Hace algunos años tuve la fortuna de aprender algo más de la muerte en un curso de escatología, cuyo nombre viene del griego “escatón”, el final de los tiempos. Uno de los puntos que se trata en esta materia es justamente la muerte.

Nada hay más universal que el hecho de morir, pero casi todos, salvo los enfermos terminales o quienes han atravesado la miseria de la vida, hablan de la muerte del otro, pero no de su propia muerte; es más bromean con la muerte como aquel grafiti curioso que reza: “se está muriendo gente que antes no se moría”.

El hombre del siglo XXI, capaz de explorar el espacio o modificar genéticamente animales y plantas, sufre al comprobar que perece igual que lo hacían sus ancestros, tal parece que la ciencia poco puede hacer para evitar este cara a cara con la parca.

La iglesia ha colocado dos días en su calendario litúrgico para recordar a los seres que nos precedieron en este paso por la vida; los primeros son todos los santos, los que no aparecen en el calendario y murieron en gracia de Dios como mártires, defensores de la iglesia o como ejemplo para la humanidad; mientras el 2 de noviembre se recuerda el día de los difuntos, todos los seres queridos que nos antecedieron en esta travesía.

Estos dos días nos recuerdan que no somos eternos, que todo viene, se cumple y pasa, también los cargos, honores y los bienes materiales a los que nos aferramos sin necesidad. Hay gente que vive aferrada a estos bienes temporales y sufre doblemente en el momento en que los carece.

Todos tenemos en familia a personas mayores y menores; los primeros, atesoran bienes como si tuvieran vida eterna, guardan lo material y no lo comparten, hasta que la polilla les recuerda que lo material es perecedero; los segundos creen tener una larga vida, que pueden superar cualquier obstáculo, pero también ingresan en el círculo de posibles difuntos.

En la fiesta de Todos Santos esperamos en una mesa a los que partieron, rezamos por ellos y preparamos en su honor la comida que a ellos les gustaba. Tal vez ellos hagan lo mismo en el más allá, rezan por nosotros y nos están preparando un banquete, para que los acompañemos definitivamente.

Personalmente, no quisiera apegarme tanto a la vida como lo hizo un día Unamuno: “Con razón o contra ella, no me da la gana de morirme. Y cuando al fin me muera, no me habré muerto yo, sino que me habrá matado el destino humano”.

Me tocó dirigir algunas entidades en las que traté de servir, sabiendo que llegaría un momento en que debería dejar esa función; desprecié el aferrarme al cargo, la posición o los bienes materiales, porque aunque la parca esté cerca o lejos, no quiero aferrarme tanto a la vida, porque no se sufre tanto por la carencia como por la bronca de no tener lo que se quisiera.. En esta vorágine de aconteceres es bueno pensar en el más allá.
Ernesto Murillo Estrada


El problema del excedente Hace mas de un año

El excedente no parece ser signo de prosperidad sino el inicio de la disputa y el problema. Cuántos casos tenemos de familias que se disputan a arañazos la herencia dejada por los padres, cuántos otros conforman el grupo de los insatisfechos, quienes teniendo lo suficiente, corren tras el excedente; es que la codicia no tiene límites y genera problemas.

Cuando Marx se refiere al producto social necesario y el producto social excedente, explica cómo el problema del dominador y el dominado nace en el momento en que el primero se apropia del excedente para tener cada vez más, mientras el que vive de lo que produce, empobrece gradualmente.

El hombre simple se pregunta cuántas hectáreas de coca se necesitan para satisfacer la demanda de quienes acullican y trabajan en la fabricación de mates, pastas dentales y otros: No más de 6.000 hectáreas es la respuesta; entonces por qué se cultivan 21 mil según el Gobierno; 30 mil hectáreas según otro informe. Esta pregunta tiene muchas respuestas y casi ninguna satisfactoria.

¿Dónde va el excedente? Al narcotráfico dicen las autoridades y el hombre de simple razonamiento, quien además se pregunta y por qué no nos quedamos con 6.000 hectáreas y punto.

Es que la coca arroja en este momento mayores réditos que la producción de hortalizas, frutas o gramíneas y el cocalero sabe bien esta ecuación. Es que en este momento hay una expansión de la frontera agrícola y en particular debido al crecimiento de los cocales. Uno de estos casos es Apolo que dejó un trágico saldo, luego del intento de erradicación del excedente.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, informó que hasta el 16 de octubre de este año se erradicó un total de 9.048 hectáreas de plantaciones ilegales de hoja de coca en el Trópico de Cochabamba, los Yungas de La Paz y en Yapacaní, con un total de 10.405 operativos.

Esta tarea de erradicación se asemeja a la obstinada actitud del perro que trata de morderse la cola; ocurre lo mismo en la erradicación se eliminan cultivos y aparece la producción como hongos en otros lugares.

Tambien se pregunta el hombre simple: Por qué se erradica en Apolo y no en el Chapare y los Yungas. "Lo hacemos", dirán las autoridades; "es insuficiente" dira el simple ciudadano.

El Polígono Siete es el ejemplo del desborde de la presión de los cocaleros del Chapare, quienes agotaron la tierra con la expansión de los cultivos de la coca excedentaria y requieren expandirse en el parque colindante.

Como éste hay muchos otros casos y es que la expansión de los cultivos excedentarios de la coca provocó un crecimiento de la economía política de la cocaína. Los analistas calculan un ingreso del mil millones de dólares, otros dicen 2.000 millones.

El excedente, además de traer el problema de fábricas de cocaína, en lugares alejados y en los mismos barrios, suma el proceso delictivo con ejecuciones a sangre fría, violencia en determinados puntos, lluvia de dólares desde el cielo y "nuevos ricos" que sorprenden a los que trabajan para subsistir.

El término excedente es confuso, para unos es lo producido fuera del área histórica; para otros, es lo que se entrega a la actividad ilícita.

Las reglas no está claras porque con 6.000 hectáreas basta, pero el permiso para la coca excdentaria no es reciente, viene de antes; lo que sí cambió es la preocupación; antes se creía que era un problema pequeño, hoy sabemos que se tiene enfrente un monstruo que pisa fuerte.
Ernesto Murillo Estrada

Jóvenes nini en El Alto Hace mas de un año

Cientos de jóvenes en El Alto no encuentran una fuente de trabajo. No es que no quieran trabajar ni les falte capacidad, lo que ocurre es que no encuentran un lugar donde desarrollar sus capacidades.

Así como en Europa nació esta generación de los "nini" porque ni estudian ni trabajan y han perdido el apego a la superación; en el país empieza a surgir un grupo de gente que busca un empleo y no lo encuentra, se profesionaliza y no lo contratan en ninguna parte, de manera que tiene que buscar trabajos eventuales o dedicarse al comercio.

Sus padres empiezan a revisar la "agenda de octubre", porque este 17 de octubre escuché un común deseo: más fábricas, más industrias y menos promesas. Otros, cada vez menos, siguen pidiendo más bonos o beneficios, porque han caído en el asistencialismo, que crea una clara situación de dependencia, que quita la dignidad y termina por aniquilar los proyectos que debe tener toda persona.

Estos jóvenes tienen nombres y apellidos, pero es una generación silenciosa y silenciada, porque su mayores han pensado en puentes, dobles vías teleféricos, pero no han pensado en ellos, que quieren fábricas e industrias, lugares donde ganarse "el pan de cada día" y no depender de sus padres porque quieren marcar su propio rumbo en la vida. Estos jóvenes no tienen que estar en el limbo, tienen que ser los actores del presente.

El Alto necesita tener el mejor cine del país, la mejor universidad, los mejores patios de comida, la mejor cancha de fútbol, pero, ante todo los mejores lugares de trabajo, de manera que sus habitantes no necesitarían bajar a la Hoyada en busca de un trabajo eventual o del sustento diario.

Este tema no estaba en la agenda de octubre y se la debería incorporar postergando otras aspiraciones, porque la desocupación es un problema con carácter de bomba que genera otros problemas.

No es con bonos como se superan las privaciones, es con fuentes de trabajo como se va adelante porque el país tiene que producir sus propios alimentos y dejar de importar 300 productos de la canasta familiar. Esa es la tarea del Gobierno.

Tuve la suerte de nacer en un hogar donde me enseñaron a bendecir el trabajo. También tuve la oportunidad de conocer por dentro el espíritu de Don Bosco que sintetizaba su consejo a los jóvenes en esta expresión: "Lavoro, lavoro, lavoro" (trabajo, trabajo, trabajo". Tal vez por eso me hice enemigo del asistencialismo.

La sana ocupación y aprovechar los músculos y talento de cientos de jóvenes que están en El Alto, debería ser un imperativo de las autoridades del presente y de los sanos políticos del mañana.
Ernesto Murillo Estrada

Los valores al revés Hace mas de un año

Un joven de 28 años mató en Santa Cruz a otro de 20 con un arma de grueso calibre, intentó rematarlo y luego huyó. Presuntamente, no estaba drogado ni había bebido. La enamorada despistó a la Policía y terminó afirmando que "el arma se disparó por sí sola".

El hecho adquirió trascendencia por el impulso que le dieron los medios, además, porque el asesino confeso es un joven de clase media y con un poco más dinero que el resto.

Los cruceños se cuestionan como lo hacemos los paceños o cochabambinos. ¿Qué está pasando con nuestros jóvenes? La respuesta está en otra pregunta ¿cómo estamos educando a nuestros hijos, qué valores les transmitimos y qué valoramos día a dia?.

Para empezar la sociedad ha cambiado y coincido con el sociólogo que afirma que la socidad de hoy. "ha perdido el miedo a Dios, ha perdido el sentido de culpa y le da lo mismo hacer bien que mal". Qué terrible.

Pare empezar, los valores no son, sino valen; una cosa es ser y otra cosa es valer. Todos los días estamos preucupados en tener, sumar, ascender, ganar, aplastar, ostentar...

En los colegios formamos en el ser y tener, pero no en los valores. En Santa Cruz por ejemplo ya están preocupados con la reina del carnaval del 2014, con la próxima feria, con la camisa de marca, el nuevo celular y el último CD. No está mal, pero al incidir en estos aspectos se olvidan de otros valores fundamentales.

El valor tienen un signo fundamenatl y es la polaridad, por eso unas cosas son buenas y otras malas, unas cosas son bonitas y otras feas, unas cosas alegran el alma y otras las entristecen. No vale la expresión "me da lo mismo". No es igual sacar una nota de 70 que la de 36. "Igual estoy aprobado", me dirá el que niega los valores.

Por eso los valores tienen una jerarquía, unos valen más que otros. Hay gente que prefiere pasar una tarde leyendo y otro divirtiéndose; unos quieren seguir superándose y otros se conforman con lo que tienen. Hay algunos que como Scheler colocarán en la cúspide los valores religiosos, otros pueden colocar en la cima los valores patriótico y algunos se conformarán con pasarla bien, porque eso les hace felices, esos son los hedonistas, los que buscan el placer.

Comparto el sentimiento de otro filósofo quien está convencido de que el hombre se está vaciando de tal manera y está perdiendo el apego a la vida, que las profesiones requeridas en el futuro serán las de filósofos, sociólogos, psicólogos y espiritualistas, porque el ser humano necesita detenerse un momento en la vida, mirarse interiormente y preguntarse ¿qué estoy haciendo con mi vida?
Ernesto Murillo Estrada


La Paz, la elegida Hace mas de un año

Entre las 77 más maravillosas ciudades del mundo está La Paz, este cráter soprendente lleno de estrellas nocturnas pegadas en el piso, que deslumbran al visitante cuando ingresa desde El Alto.

La Paz tiene un toque de pasado y un desafiante aire futurista, a medida que su geografía se desparrama por la zona sur. Tiene calles angostas, cuestas empinadas y serpenteantes y un bello cuadro al fondo llamado Illimani, al que le van desvistiendo poco a poco porque el ser humano es depredador.

Para el paceño, la iglesia de San Francisco es muy antigua, para el visitante es una reliquia; para el paceño sus calle empedradas y el adoquín son un obstáculo, para el visitante cada calle, cada pasaje y arquitectura antigua es un reencuentro con el hombre que llega a La Paz para respirar humanidad.

La noticia de que La Paz está entre las 77 ciudades más bellas del planeta y con aspiración a convertirse en una de las sieta maravillas del mundo es un desafío y una noticia comprometedora.

La noticia me llegó de sorpresa, como cuando tengo una agradable visita en casa y estoy en pijama y sin haber pasado por la ducha. ¡Qué macana!

La Alcaldía tiene un gran desafío por delante, para arreglar la casa, porque cientos querrán venir a La Paz, visitar sus plazas, parques y mercados y quedar impresionados como quienes hablaron bien de esta ciudad, porque los acogieron bien.

¿Cómo puedo ayudar?
Cada uno limpiando sus calles, arrojando la basura a la hora y el lugar correspondiente, sacando a pasear a las mascotas con una bolsa y recoger el excremento, pero ante todo, brindando buena atención e información a los visitantes, porque el turismo debe ser para La Paz una gran industria. Habria que pedir a los grafiteros y políticos ingresar en un periodo de abstinencia para dejar de pintar sus garabatos en las paredes. Cada chofer debería ser un gran guía turístico y cada paceño un cálido anfitrión.

Ernesto Murillo Estrada


Los números engañosos Hace mas de un año

Uno de esos días en las que me ganaba el pan enseñando a niños en un colegio, un muchacho me hizo la pregunta matemática más simple: Cuánto es la mitad de dos más dos. Cuatro dije con total seguridad y todo el curso sonrió cómplice. El niño preguntón me aclaró la pregunta y me dijo: "la mitad de dos es uno, más dos da tres, la respuesta es tres". Sonrojado acepté la derrota y le di la mano.

Como decía uno de mis maestros de universidad, "el lenguaje se hizo para confundirnos y los números también".  Es cierto, muy cierto, de manera que el Tribunal Supremo Electoral podía haber otorgado 20 diputaciones a Pando y 15 a La Paz, porque siempre habrá algún algoritmo y justificativo para decir que los departamentos fuera del eje parten con 7,8,9 ó 10 diputaciones de base, en plena concordancia con la equidad pregonada por la Constitución.

Pero no quiero ahondar este tema sino el de la canasta familiar, porque traté de explicar sin éxito a mi amigo zapatero de la zona donde vivo, por qué el Gobierno dice que en septiembre el costo de vida se elevó en 1,5% cuando en la práctica él y su esposa van al mercado semanalmente con Bs 100 demás en el bolsillo y retornan con menos productos.

Traté de explicarle que el pasaje en avión subió 0%, el refrigerador bajó 0,5%, la licuadora bajó 1%, el internet mantuvo su precio, mientras la papa subió 20% y el pollo 25%, pero hay que tomar en cuenta los 354 productos que el INE fija en su lista para sacar el promedio, de esta manera, el costo de vida subió 1,5%.

"Yo nunca viajo en avión, no puedo comprarme ni una licuadora ni menos el refrigerador, pero lo que si compro es pan, refresco, papa, tomate, frutas y lo que me resta lo gasto en el minibús", me dijo enojado para añadir que casi todo subió y en especial el pollo.

Como él, la mayoría de los bolivianos (el 70% más o menos) gasta el 80% de su sueldo en artículos de primera necesidad, de manera que lo que gana en el mes se le va en no más de 50 productos. Acto seguido me preguntó si no había un INE para los pobres, al menos para darle cifras reales. Como no pude responderle me espetó: "lo que pasa es que Usted no sabe nada de matemática". Sonrojado acepté la derrota y le di la mano.

Ernesto Murillo Estrada


Hurgar el avispero Hace mas de un año

La expresión es mejor no hurgar el avispero, tiene casi el mismo significado de: es mejor dejar todo como está para no salir perjudicado.

Entonces, cómo hace el padre para decirle al hijo que es tiempo de buscar un trabajo, cuando no quiere que pase la vida de holgazán. Cómo decirle al gobernante que no sea abusivo cuando éste se extralimita en sus poderes. Cómo puede decirle la esposa al conyuge que está cansada de servirle todos los días y que quiere descansar ese día un poco más.

El Tribunal Supremo Electoral puso el dedo en el avispero al señalar que había que adecuar los escaños al último censo, tomando también como elementos de análisis los índices de menor desarrollo y menor población.

Protestaron y anuncian paros los que se sienten perjudicados, no están tan contentos los que no han perdido ningún escaño y hasta el beneficiado quedó con un sabor agridulce. Es que ninguna medida puede satisfacer a todos, porque los seres humanos estamos hechos de la madera del descontento.

En el país hay muchas asimetrías y basta poner en el tapete algunas de ellas para darnos cuenta que no todo está bien.

Según estadísticas del propio Gobierno sólo el 7 % de los municipios tienen saneados sus linderos, el restante 93 % se encuentra en permanente litigio en la demarcación de sus zonas. Por lo tanto hay que tocar ese avispero más temprano que tarde.

El combustible en el país está subvencionado y los coches particulares y públicos reciben este beneficio. Qué pasaría si se decide vender los lubricantes y combustibles al precio real. Ese es otro avispero que en algún momento intentó tocar el gobierno y pronto saltó la primera roncha.

Los cooperativistas y algunos sectores como los cocaleros no pagan los impuestos que debieran y algún momento tienen que hacerlo, como el resto de los bolivianos. También hay que tocar ese avispero.

Muchos jóvenes que se han consagrado a sus estudios se ven postergados al no encontrar una fuente de trabajo, mientras otros que comulgan con la política del partido de turno los preceden a la hora de encontrar un lugar para laborar, provocando un desencanto y falta de apego al estudio y la investigación. Este avispero hay que tocarlo de inmediato.

En nuestra vida hay muchos avisperos que no los queremos tocar porque sentimos que nos puede causar un inmenso problema y vivimos con esa mochila a cuestas. Hay que descargar el peso, aunque duela a unos más que otros y hacerlo en el ánimo de estricta justicia. No queda otra.
Ernesto Murillo Estrada



El golazo de Morales Hace mas de un año

Dio en el clavo y en día domingo; ojalá la medida sea inmediata, concreta y clara, porque de qué les sirve a los niños y jóvenes tener tantas canchas si no las utilizan. El presidente Morales dijo en Oruro que dictará una norma para que estas canchas sean utilizadas en forma gratuita por los niños y jóvenes, especialmente los que tienen pocos recursos; y ese es un golazo en favor de la población deportiva.

Cada vez había más canchas y menos posibilidades de jugar, porque el alquiler de Bs 100 y 200 por el uso de una hora hacía inaccesible la utilización de estos escenarios. Los representantes de juntas de vecinos se convirtieron en dueños y ogros de los escenarios, las ligas deportivas hacían su negocio aparte, y los administradores de estos terrenos se valieron de argucias para apropiarse de estos campos destinados al buen uso del tiempo libre.

El deporte como elemento transversal que favorece la actividad física, el buen uso del tiempo libre, la capacidad de interactuar, el respeto al rival y, además, genera recursos para decenas de vendedores en los fines de semana no es una actividad cualquiera. es un fenómeno social.

Bien por el Presidente que ahora deberá ver qué persona aplica políticas deportivas para convertir a esta expresión en una actividad que dé satisfacciones al país. Hasta el momento ha marcado puros autogoles con la elección de sus acompañantes, porque haber pateado bien una pelota alguna vez no tiene como correlato ser buen director del deporte. Tiene que econocer que tiene en esa función a gente que no tiene ideas de políticas deportivas. En el deporte siempre hay revancha.

Es probable que el Presidente espere que siempre le brinden halagos y festejen todo lo que diga o haga. Personalmente, me parece que no sabe jugar al fútbol, aunque tiene una gran sensibilidad con esta expresión; tampoco le dirán que los Juegos Estudiantiles son la gran solución y que de allá saldrán los nuevos deportistas. Ese tema viene por otra dirección y deberá saber encontrar la justa vía como ahora la hizo con los campos eportivos.

Sirva este ejemplo para el Alcalde y en particular para el exalcalde de La Paz que quitó a Municipal su campo deportivo y tampoco tiene políticas deportivas.

Alguna vez ofreció colaborar con el tema del estudio de la altura y puso a disposición Bs 92.000; entonces micrófonos y cámaras de por medio se vistió de deportista. Al final no dio Bs 9.200, ni 920, ojalá algún día dé Bs 92 de lo prometido o al menos Bs 9.20; es decir, algún día se sensibilizará con el deporte.

Me alegra por los niños y jóvenes, porque los campos deportivos son como los templos, no discriminan a la hora de abrir sus puertas.
Ernesto Murillo Estrada


A morder la piedra Hace mas de un año

Me gustó la expresión vertida por una autoridad de Estado en el caso de seguridad y la voy a hacer mía en esta columna para tratar de encontrar la punta del ovillo, en el tema de la subida de precios de los productos de primera necesidad.

El hombre de Estado decía en cuestión: "el perro muerde la piedra y no la mano de quien arroja la piedra". Muchas veces seguimos esta conducta cuando no vamos a las causas y nos quedamos en el efecto.

¿Quién ha sido el culpable? Esa expresión la escuché cientos de veces en las salas de redacción, creyendo que castigando al autor material se habría eliminado el problema, olvidando al autor intelectual o las razones que impulsaron a uno pàra cometre un acto punible.

"Vamos a sancionar a las vendedoras de los mercados que vendan el pollo a más de Bs 15", dijo la ministra Teresa Morales.

Dos semanas antes de la subida de los precios, el representante del sector avícola, un tal señor Alandia, dijo que estaban trabajando a pérdida porque el costo de producción era de Bs 8.50 y les pagaban 10 y hata 10.50 por kilo y así no se podía seguir adelante. Por lo tanto encontró la solución: dejaremos de producir tanto por un tiempo, para que se siente la escasez.

Magnífico recurso (para el y los productores). Al poco tiempo el precio trepó a Bs 17, 18 y hasta 20 el kilo, de manera que la ministra decidió fijar el precio de venta a Bs 14 para los productores y Bs 15 para el vendedor del fial o puesto de comercio.

Naturalmente, Alandia se hizo el sufrido, puso cara de oprimido, le faltó decir "qué le vamos a hacer" y aceptó la propuesta como dicen hoy los jóvenes "dos, tres".

Ahora viene el tema del azúcar. Como los productores de este sector se dieron cuenta que el juego resultó y las autoridades "gustan de morder la piedra", empezaron a limitar la producción para el mercado interno y se empieza a hablar de que no hay azúcar para Bs 200 el quintal.

El representante de la Federación de Cañeros, Avelino Gutiérrez informó que se exportará azúcar a Colombia y Venezuela, pero también comentó que
"Les están pagando al productor Bs 160 el quintal, cuando el precio oficial es de Bs 239, lo cual ha generado una preocupación en el sector. Hemos realizado una proposición a los ingenios mediante una reunión incrementando a Bs 180 el quintal".

Alguien desde el sector avícola les guiñó el ojo y les mostró cómo mejorar los precios y los azucareros entendieron: "dos, tres". Luego vendra el turno de los arroceros, los vendedores de legumbres y frutas que también limitarán su producción para el mercado interno, aunque siempre habrá para vender al exterior.

Esperamos que algún momento las autoridades no muerdan la piedra y vean cuál es la mano que lanzó la piedra.
Ernesto Murillo Estrada


Al pollo por las astas Hace mas de un año

El precio de la carne de pollo está por las nubes y arrastró en su escalada a otros productos, porque la lógica del comerciante es simple: si subre el pollo por qué no puede subir la papa, la zanahoria, el tomate y el resto de productos.

A alguien se le ocurrió la magnífica idea de compensar sus "aparentes pérdidas" y arengó al sector a disminuir la producción para que el precio suba en el mercado ante la mayor demanda. La ecuación a la que apeló fue simple: menor demanda mayor precio. El negocio funcionó de maravilla al principio, hasta que todos los de la cadena quisieron ser parte de la ganancia.

Si él está ganando por qué no puedo ganar también yo, dijeron todos, aunque a la hora de poner la cara ante los micrófonos todos ponían cara de pazguato y se santificaban. Ganó el productor avícola, el intermediario, el señor del frial y perdió la ama de casa porque con los Bs 35 antes compraba un pollo regular y ahora se lleva un pollo del tamaño de una paloma.

A quién se le ocurrió la magnífica idea de regular el precio el pollo en el mercado, sin conocer un ápice de la sociología del mercado, sin saber que estaba jugando con fuego.

A ése hay que cargarle el muerto y evitar que razone en el futuro porque con su lógica simplista y falta de criterio hizo gemir a cientos de amas de casa, a las que seguramente no devolverá un centavo, del dinero que ahora está contando a manos llenas y se llena la boca con el rimbombante título de empresario avicultor.

No es cuestión de amenazar por agio y especulación a todo el que se tenga enfrente, es cuestión de preguntar dónde nació el problema y a ese señor hay que cargarle el muerto, hay que tomarle por las astas y al menos hacerle sentir el rigor de la sanción, para que no razone más en el futuro por cuenta propia, porque con esa lógica vamos a tener cada problema del que no podremos salir adelante.

Si se trabaja a pérdida, cuestión de la que duda cualquiera, se debe poner el caso a consideración de las autoridades para buscar una justa compensación, pero no obrar por cuenta propia.
Ernesto Murillo Estrada

Productos de la canasta Hace mas de un año

Qué productos ingresan en la canasta familiar y cuánto cuestan son las dos preguntas iniciales. Por supuesto que la consideración siguiente se referirá al nivel de vida, las necesidades primarias, secundarias y terciarias de cada familia.

Este fin de semana en particular, los precios de algunos productos básicos se fueron por los cielos y la diferencia entre  las cifras del Gobierno y el de los hombres de a pie me recuerdan un episodio.

Hace un par de décadas seguía en Argentina al humorista Basurto, quien un día presentó el cuadro con los precios de los productos y señalaba el índice de aumento: pan 10%, azúcar 5%, tomate 20%, arroz 10% y así seguía la lista. En el segundo cuadro presentaba la noticia: el tungsteno bajó en un 80%. En el tercer cuadro presentaba al ciudadano, quien "luego de apelar al cálculo euclidiano" decía: que el costo de vida había caído en un 5%, por lo tanto recomendaba a la población comer tungsteno.

Me imagino una sopa de tungsteno o un filete de tungsteno a la plancha, pero mi estómago me pide otros alimentos que mi bolsillo no puede satisfacer, de manera que tengo que bajar mis pretensiones o disminuir mi canasta.

Está claro que si el INE se fija en el precio del pan, el refresco y sigue buscando artículos que no han subido de precio en el último mes, se encontrará con que la inflación no llega ni al 0,1%. Si el medidor de esta entidad toma en cuenta el precio del tomate, la papa nueva, el pollo y otros artículos más, entonces se encontrará con un aumento de dos dígitos.

Alguien tiene que ponerle el cascabel al gato a los productores de pollo, a los intermediarios de legumbres y ver qué pasa con el tomate, porque algo no anda bien.

Este sábado me fui al mercado para comprobar si escribía "macanas"; a la hora de constatar los precios de los artículos de primera necesidad me encontré con que realmente escribía "macanas".
Ernesto Murillo Estrada

El dilema del paro Hace mas de un año

Si acato el paro soy del MSM y si no lo hago soy masista. Muy simplista la forma de ver esta cuestión.

Este el dilema de cientos de paceños que creen que el paro es político y ahora están en la disyuntiva de acatar o no la medida impuesta por una enominada Asamblea de la Paceñidad.

Como cientos de paceños me declaro enemigo de los paros, las concentraciones, los dinamitazos en pleno Prado de La Paz, los bocinazos y las marchas.

Como ciento de paceños me preocupa que mis amigos y parientes se vayan a Santa Cruz u otro departamento con todo su capital o pequeña empresa porque en La Paz todo se hace difícil, comenzando por el SIN que cree que lo hace bien haciendo gemir a los comerciantes por no emitir una factura de Bs 10, cuando en sus narices hay gente que gana dos mil bolivianos al día y está camuflado en el grupo de los comerciantes minoristas.

Me duele ver en Derechos Reales a decenas de personas que no pueden regularizar su papeles. Me irrita ir al Tránsito para regularizar el trámite de un vehículo y ser sometido al capricho de gente intemperante que impone horarios y caprichos, acompañado de su pobre educación y cuando no tiene razó apela al fácil argumento: "está faltando a la autoridad".

Me duele ver a La Paz furgón de cola en el deporte porque sus autoridades en el municipio y la Gobernación conocen un ápice de políticas deportivas y no fomentan el deporte entre los jóvenes.

Me irrita escuchar la explicación del Gobernador que tras su error descomunal bien podría pedir perdón  a los paceños y no empecatarse en su crasa equivocación. En un caso parecido, el director de un matutino pidió perdón por un error y se fue de su fuente de trabajo; claro está que éste está formado en otras aulas de imperativo moral.

Me quedo estupefacto tras comprobar, en un paseo por la avenida Periférica ver miles de casas donde hace una década veía apenas decenas;  si estas casas están habitadas es seguro que La Paz tiene 200 o 300 mil personas más que en el anterior censo y por tanto le corresponde muchos más recursos.

Me indigna ver a Cotel en poder de cernícalos que se aprovecharon del ahorro de miles de paceños y decenas de interventores que cacarean promesas, para luego terminar enlodados con los demás.

Quiero llorar cuando veo a decenas de jóvenes capaces egresados de las casas universitarias viendo los anuncios de los periódicos buscando una fuente de trabajo que se asigna al compadre, amigo o militante del partido.

El paceño no se merece esto. Me gustaría que los hijos de mis hijos nazcan en esta bendita tierra porque es la ciudad de las oportunidades, pero los políticos de aquí y allá ponen su grano de arena, para hacer esta tierra infeliz y propiciar que cientos de paceños busquen mejores horizontes lejos de la tierra que los vio nacer.
Ernesto Murillo Estrada


No somos tan malos Hace mas de un año

El resultado, no siempre es el reflejo de lo que sucede en el campo de juego, pero si es un reflejo de cuánto bien o mal se hace un trabajo.

Bolivia merecía perder en el primer tiempo por tres goles e hizo mejor las cosas en el segundo tiempo, pero ocurrió al revés, en el primer periodo los paraguayos nos hicieron un gol y en el complemento llegaron los tres restantes.

A Martins se lo crucifica y olvida dejándolo en el ataque a 40 metros de sus compañeros, pero aparte de ello no marca, se queda con los brazos en jarra, pero es rápido para intercambiar camisetas al término del primer tiempo. Hay tenemos una vacante

Cardozo mostró en el segundo tiempo que está hecho de buena madera y ojalá se convierta en un jugador disciplinado, pero hay que darle compañía, uno que juegue a su lado, que le devuelva los balones, que mire el pórtico contrario, tal vez sería el joven Raúl Castro, que tiene ganas y necesita oportunidades.

En el medio no marca nadie; Chávez, Veizaga, Azogue, están lejos del cometido de marcar con la garra que lo hacía Robles o Flores, que ya han pasado el circuito de jugar los 90 minutos. Hay muchas vacantes en esa zona

Atrás hay buenas individualidades pero no hay sociedades. A todos les llega el momento de la partida y para Raldes ese clarín tocó hace tiempo, pero el técnico es caprichoso. Los laterales parecen tener buen proyecto, pero por esos carriles llegó Paraguay con facilidad lo que quiere decir que hay que trabajr mucho con Gutiérrez, Bejarano, Edemir Rodríguez y compañía.

Hay que buscarle el compañero al juvenil Cabrera en la zona central defensiva, alguien que compense sus errores y le apoye en sus virtudes.

El tema de arquero es un dolor de cabeza y ese debería ser el unico nacionalizado. se requiere un portero de 1,80 de estatura para arriba que descuelgue los balones y le dé personalidad al equipo, más o menos como Carlos Trucco.

Pero ante todo, el grupo necesita nueva inyección de trabajo que Azkargorta ya no le puede dar. Él habla de recambio y debe empezar por mirarse al espejo. "Es un platista, todo es dinero para él", me contó un alto dirigente del fútbol. En su nombramiento hubo algo de presión política y eso tiene que acabar. Gracias por todo vasco.

Voy a opinar algo que linda con la locura: Trabajen en base a los juveniles de Bolívar, a ese grupo háganle jugar 50 partidos internacionales y entreguen a ese equipo el cupo de tres años para la Copa Libertadores. Así no habrá discusiones.

Basta de torneos de verano, primavera, otoño, invierno,cuartomenguante o cuarto creciente.

El nuevo grupo, con el nuevo entrenador boliviano debe trabajar sin prisa ni pausa, jugar y jugar, en base a lo que se tiene.

Estamnos en el último puesto en la tabla, pero no somos tan malos, lo que pasa es que hacemos mal los deberes.
Ernesto Murillo Estrada

Saber escuchar Hace mas de un año

El presidente Evo Morales se encontrará en las próximas horas con el Papa Francisco, cara a cara, podrá mirarle a los ojos y contarle sus experiencias, sus logros, sus afanes y también se quejará de algo, aunque tal vez lo más prudente sería que lo escuche.

Casi a todos nos gusta hablar, expresar nuestras inquietudes y cuando captamos la atención, somos grandilocuentes, histriónicos, nos lucimos en nuestra exposición y los que nos escuchan pasan a ser cosas, muebles u objetos inanimados.

Uno de mis formadores en comunicación me dijo más o menos esto, una vez que intenté ametrallarlo con mis conocimientos: Si usted es buen comunicador, pero no sabe escuchar, corre el riesgo de expresar en forma elocuente cosas que no le interesan a su interlocutor. No solo eso, se va a privar de recibir informaciones y conocimientos que por otra vía no va a recibir.

Evo Morales dijo hace un par de semanas que le gustaría hablar con el Papa de la Teología de la Liberación. Si quiere tocar ese tema no tendría necesidad de viajar tan lejos, porque en Perú está Gustavo Gutiérrez y en Brasil, Leonardo Boff, que de ese tema conocen y mucho. En España lo tiene a Jon Sobrino.

Supongo que Francisco le hablará del servicio, de la necesidad de perdonar setenta veces siete, de escuchar a los que sufren, de entender a los que piensan distinto y de mirar más la vida interior que la exterior; ese es su campo.

Recuerdo que en mis años de mozalbete me llevaron junto a un grupo de muchachos de diversas nacionalidades a la Patagonia. En ese ambiente frígido nos habló un cura experimentado. Hablar es mucho decir; nos miró, no nos dijo nada y nos dejó sentados, una, dos, tres, cinco horas. Nadie hablaba, todos sonreían, hasta que nos pusimos serios. Al segundo día vi llorar al que estaba a mi lado y luego a otro, me sentí miserable, inútil, pensé en las macanas que había hecho hasta entonces. Es que alguien habló dentro de mi, empecé a valorar el silencio.

Goleman en una de tantas investigaciones sobre la inteligencia emocional expresa que el arte de saber escuchar se encuentra entre las principales habilidaes de las personas con altos niveles de inteligencia emocional.

Qué suerte la del presidente Morales que hoy podrá escuchar a Francisco; el siguiente paso lo tendrá que aplicar y es saber escuchar a quienes tiene que escuchar, para beneficiar a los otros; ese es el don que recibió en la vida.
Ernesto Murillo Estrada


El deporte que buscamos Hace mas de un año

Como periodista, en el período que estuve en el campo deportivo, experimenté pocas alegrías y compartí con los dirigentes muchas frustraciones, porque cosechar una presea representa cientos de horas de preparación para vivir un instante de gloria.

Escuché al Vicepresidente, hace pocos días, hablar de que hay que buscar medallas en las Olimpiadas (de pronto quiso decir Juegos Olímpicos, que es la expresión correcta) y esa debe ser la aspiración máxima, el ideal al que hay que apuntar y como diría Renato Descartes, "el sentido común es la cosa mejor repartida del mundo", es decir que en el razonamiento todos estamos nivelados, pero equivocamos la metodología para llegar al fin. Y en el deporte aún no hemos encontrado la metodología.

Para empezar hay que saber de dónde partimos, que tenemos y qué carecemos.

Hace unos cuantos años, un amigo que entonces ostentaba el cargo de Senador de la República, me mostró un proyecto de ley del deporte; tras la revisión somera, le dije que me parecía interesante, pero tenía  las huellas de una copia por aquí y otra por allá. Inmediatamente le pregunté de qué diagnóstico había partido y qué deficiencias pensaba superar. Su respuesta fue contundente y pragmática: "te pido que me apoyes con el diagnóstico y el proyecto queda listo".

Bolivia ha obtenido medallas de oro en los Juegos Bolivarianos y Odesur, pero nunca en los Panamericanos donde participan 42 países y menos en los Juegos Olímpico donde llegan 200 países con esa aspiración.

Para llegar a esa medalla se requiere trabajar con biotipos determinados, tener centros de trabajo casi exclusivos, incentivos determinados, una gran asistencia economica y una brisa de fortuna a la hora de la competencia.

Como el empeño parece muy lejano, es mejor empezar por la base y luego seguir avanzando en función de los logros. Lo que hace Bolívar trabajando en el fútbol y promocionando nuevos valores es una muestra de lo que se puede hacer. Entonces, el mérito es del técnico de las inferiores, el señor Villegas y no del técnico Portugal, que solo recibe el trabajo precedente, y él le da la oportunidad.

En el resto del deporte fallan todos los niveles. La mayoría de los profesores de educación física tomó la ruta errada porque priorizan el baile al deporte. Basta ver los resultados de los Juegos Estudiantiles de hace un año para darse cuenta de los diferencias. En 1965, el joven Nils Sanz del colegio San Calixto ganó la prueba de los 800 metros al correr en la pista de ladrillo del viejo estadio Hernando Siles en 2.00 minutos. En los juegos Estudiantiles, el ganador hizo en 2.15. Una clara muestra de que algo falla o vamos como el cangrejo.

Ni qué decir de los dirigentes deportivos que son padres de familia que llegan al cargo por razones diversas y  terminan utilizando el cargo para viajes, promoción de su nombre y buen pasar. Pocos tienen una idea de cómo conducir al deporte.

Los periodistas parecemos cortados por la misma tijera y no salimos del perímetro del fútbol, por lo tanto poco podemos orientar en otras disciplinas.

Las autoridades son elegidas por los gobiernos de turno y no tienen la más mínima idea de lo que es deporte competitivo, formativo y recreativo, de manmera que les da lo mismo organizar un torneo de tango o de quien escupe más lejos o tal vez un certamen de fútbol en el  barrio. Lo importante es que cuando el Jefe visite la zona  o vaya al barrio o la provincia lo esperen cientos de niños y padres de familia.

No por ser deporte todo es fácil. Hoy esta expresión es una ciencia y como decía el Baron de Coubertin, fundador de los Juegos en 1896: "el deporte es el fenómeno social del siglo XX.

Los niños no tienen patios y viven en edificios, el internet los captura desde los primeros pasos, el deporte en las escuelas merece escaso valor. Hay muchos campos deportivos con césped sintético o multifuncionales, pero de qué sirven si están cerrados, en manos de juntas vecinales u organizaciones sociales. Ir a jugar a un centro deportivo implica pagar 10 bolivianos por una hora de juego. Me preguno cuántos niños tienen esa posibilidad y cuántos otros van a las cancha para ver a quienes tienen la posibilidae ingresar a los centros.

Con la disculpa del Primer Mandatario, estos Juegos Estudiantiles no son el mejor camino y así no se va a llegar a los propósitos que se anhelan. Por ello hay que tener una política deportiva, un estudio de los segmentos participantes en este empeño y conocedores del tema, partiendo del Viceministro, que seguramente si se le consulta de todos estos aspectos sacaría nota de aplazo.

Algún momento creí que el deporte no era tan complejo, pero lo es; porqued para los logros necesitamos deportistas disciplinados, con el biotipo necesario, suficientemente preparados y bien asistidos...
Ernesto Murillo Estrada

Buen uso del idioma (11) Hace mas de un año

          Reglas sobre el uso de la (y)

Se escriben con y:

a)    Las palabras que terminan con el sonido correspondiente a i precedido de una vocal con la que forma diptongo, o de dos con las que forma triptongo: ay, rey, estoy, muy, buey, Uruguay. Hay algunas excepciones, como saharaui o bonsái.
b)    La conjunción copulativa y: Juan y María. Esta conjunción toma la forma e ante las palabras que empiezan por el sonido vocálico correspondiente a i (catedrales e iglesias), salvo si esa i forma diptongo (nieve y hielo).
c)    Las palabras que tienen el sonido palatal sonoro ante vocal, en los siguientes casos:

1.º Cuando sigue a los prefijos ad-, dis- y sub-: adyacente, disyuntivo, subyacer.
2.º Algunas formas de los verbos caer, creer, haber, ir, leer, poseer, proveer, raer, sobreseer, y de los verbos acabados en -oír y -uir: cayeran, haya, yendo, leyendo, oyó, concluyo, atribuyera.
3.º Las palabras que contienen la sílaba -yec-: trayecto, proyección, inyectar.
4.º Los plurales de los nombres que terminan en y en singular: reyes (de rey).

El cascabel a Cotel Hace mas de un año

¿Quién puede ponerle el cascabel a Cotel? que se adueñó de las acciones de miles de paceños y se pasea por esa entidad como Tomás cuidando el queso; aunque a diferencia de lo que sucedió en la fábula, es él quien se come el 98% del queso y deja el 2% para pagar una millonaria deuda de Bs 700 millones.

Esa es la cifra que lanzó la interventora Nila Heredia, convencida de que ella tiene la fórmula para colocarle el cascabel al gato cimarrón.

Como ocurrió en la fábula, decenas de gerentes improvisados, colocados por los políticos de turno, prometieron colocarle el cascabel al sindicato, pero todos se fueron con una parte del queso.

No solo no tocaron al gato, sino le aplaudieron, le frotaron el pelaje y les aumentaron bonos y gangas, de manera que el gato está convencido que al primer zarpazo se va el gerente.

“Ocurre que lo que se está ejecutando por el pago de sueldos hace un 98%, quiere decir que queda un 2% de excedente que obviamente nunca van a poder pagar deuda. Incluso las multas van sumando. Por toda esta situación, estamos en quiebra, estamos en quiebra técnica”, dijo Heredia en su primera reunión con los medios.

Los que algún momento pagaron $us 1.500 por una línea telefónica y recibieron el nombre de accionistas, no sabían que entregaban el queso a quien nunca aportó nada,  éste trabajador recibió una fuente de trabajo y ahora, a través de su sindicato se cree, dueño, amo y señor; en otras palabras: este Tomás guarda el queso para sí.

“En la cooperativa hay muchos trabajadores que suponen que con la intervención no va a pasar nada y que van a seguir haciendo lo que quieran”, como hacían antes, dijo Heredia. Y, esa parada disgustó al gato que prepara sus garras.

En los últimos años, ningún ratón (léase gerente o interventor), le había hablado en ese tono a Tomás (léase sindicato).

"No es que me hayan puesto de rodillas, pero era mejor tener una buena relación con el sindicato", contó Víctor Ramiro Estrada, gerente hasta febrero de la empresa telefónica en un diálogo particular.

Como él todos hablaron de poner el cascabel al gato, pero a la hora de la decisión, todos adujeron algún malestar o problema cuando se les preguntó y ¿quién pone el cascabel?

Parece que llegó la hora de Tomás y no es cuestión de cambiar de gato, sino entregar el queso a quien corresponde, es decir a los miles de accionistas.

Claro está que Tomás, además de perder su fuente de trabajo por abusivo, deberá rendir cuentas, sin derecho a reclamo de las tajadas de queso que se llevó a casa y deben seguir sus pasos todos los que lo secundaron y aplaudieron.

También es probable que Tomás, guarde silencio, espere su ocasión como el gato cimarrón y de un zarpazo haga volar a quien ahora tiene el cascabel en la mano.
Ernesto Murillo Estrada


Depósitos humanos Hace mas de un año

Doloroso e inhumano cuadro; las imágenes desgarradoras de familias que buscaban a sus seres queridos entre los heridos, forman parte de una acuarela dantesca que se anunciaba venir.

Crónica de una bomba de tiempo dicen los sociólogos, porque el hacinamiento en las cárceles, la falta de control, el establecimiento de grupos poderosos y peligrosos, explotó este viernes de esta manera, violenta, inimaginable; con un desprecio por la vida sin igual.

Están demás las estadísticas porque da lo mismo a estas alturas 20 ó 35 muertos; cuenta la manera trágica de partir de este mundo, la forma violenta de reaccionar de un grupo que tenía todo preparado en el interior para hacer daño al rival.

Falló todo, empezando por los educadores de la violencia, llámense padres o maestros, la sociedad nihilista que desprecia el valor de la vida; los que imparten justicia indolentes y las autoridades que esperan que llegue el luto para plantearse las soluciones.

No son cárceles sino depósitos humanos, lugares donde nadie se corrige, sino se pervierte, donde se desprecian los valores fundamentales.

Los que conocen la socilología de este centro afirman: Palmasola es un barrio común donde hay todo para quien tiene medios y falta todo para quien, aparte de estar preso, vive abandonado por su familia. Es el lugar donde algunos encarcelados gozan de privilegios, y es que alguien se los ha concedido o cohonesta haciéndose el desentendido, frente a otros que sienten la total carencia material y espiritual.

En Palmasola conviven el reo que ha cometido un crimen violento y desprecia la vida, con aquél que no ha podido cumplir un compromiso económico porque la carga familiar era muy pesada.

En aquel depósito humano explotó la bomba que prepararon los inmisericordes. Tal vez así aprendamos dar mejores condiciones de vida y una nueva oportunidad a los que se han equivocado; tal vez pensemos en un lugar de readaptación donde el ser humano piense en un cambio de vida. Por el momento no hay nada de ello, porque posiblemente pensemos que un preso es un hombre de segunda categoría.
Ernesto Murillo Estrada

Sin ningún error Hace mas de un año

El error acompaña la mayoría de nuestros actos, aunque es de sabios aprender de estos errores para mejorar nuestras tareas.

Un diario de nuestra ciudad, que tiene más aciertos que errores, se refirió a una posible excomunión de cuatro ministros de Estado. Enseguida vino la aclaración y crítica de la Conferencia Episcopal muy dura, pero también hizo sorna de dicho error otro medio, con el solo fin de desacreditarlo.

La inerrancia solo compete a Dios que es, de acuerdo a la doctrina cristiana, el autor de la Biblia y por ende el texto sagrado no tiene error alguno.

Recuerdo que cuando hacía mis primeras armas en el periodismo deportivo cometí uno de esos errores monumentales. Afirmé entonces que la cancha de Bolívar era más pequeña que otras, porque partí de la impresión visual y luego hice medir el terreno con un reportero, quien se prestó una huincha de la Asociación Atlética. En base a esos datos y aprovechando de la matemática concluí que la Academia jugaba en un terreno 800 metros cuadrados más pequeño que el estadio Hernando Siles y por lo tanto regalaba espacio a sus rivales. Grave error.

El reportero en cuestión me aclaró luego avergonzado que la huincha que utilizó tenía 10 metros menos, porque de tanto utilizarla colocaron la hebilla base en ese punto, de manera que toda la teoría se desplomó. Testigos de ese hecho son mis compañeros de trabajo y jugadores de Bolívar del año 1986 a quienes les pedí disculpas. Aprendí a no dar por cierto nada y someter a la duda todo, tratando de imitar a Descartes con su duda metódica.

En el caso de la llamada excomunión se le fue la mano al redactor, al jefe de edición y al director, porque su obligación es revisar, aunque no tienen que conocer tanto de teología.

Queda claro que no cualquiera puede escribir, menos ser jefe de redacción y más aún director, porque la corresponsabilidad que conlleva el cargo es enorme. Pero el hecho confirma mis sospechas de que en colegio y universidades se está despreciando mucho la cultura general, se lee poco y se acude demasiado al internet. Grave error.

También queda claro que hacer mofa de un error de esa naturaleza coloca al crítico en el podio de los sabiondos, desde donde la caída es más dura, pero más allá del hecho, queda el triste episodio de criticar al colega y tratar de ganar espacio a través del tropiezo ajeno. Muy mal.

Me parece que a la Comisión Episcopal se le fue la mano en la crítica y en la presunción de un tendencioso uso del concepto excomunión. Nada de eso, solo fue un error,  uno de tantos que merece disculpas, uno de tantos de los que cometen los gobernantes, los maestros en la escuela, los padres de familia en casa y los más jóvenes debido a su inexperiencia.

Solo espero que al escribir mis artículos, noticias y amenidades no cometa errores que afecten a unos u otros, soy  mortal, no Dios, por lo que la inerrancia se la reservo a los infalibles.

Ernesto Murillo Estrada




El día del mejor amigo Hace mas de un año

Hachiko es un perro japonés que esperaba todo el día en la estación de tren a su dueño, un profesor de universidad, hasta que éste murio, pero continuó yendo a esperar al amo durante nueve años más hasta que murió; una escultura recuerda tanta lealtad. Bobby era el terrier de un policía de la ciudad de Edimburgo llamado John Gray. Ambos estaban siempre juntos, hasta que el amo murió; desde aquel día Bobby fue diariamente hasta la tumba hasta el día en que por viejo falleció junto a la tumba de su amo; al no poder ser enterrado en el cementerio la gente del lugar se reunió para construirle una fuente con una estatua en su honor no muy lejos del cementerio. Estatua que,  curiosamente, fue construida mirando hacia la tumba de John Gray.

Estos dos ejemplos son solo una muestra de distintos grados de fidelidad, porque unos más que otros tienen perros en casa, unos más que otros les dan el trato que corresponde y unos más que otros los asisten hasta el día de su partida

Hoy los perros llevan nombres de personas y de  gente de la farándula, será porque hasta no hace mucho la mayoría de los animales se llamaba Bobby.

Los tiempos han cambiado y la gente quiere perros de raza chica porque vive en departamentos, o tal vez porque comen menos. Quieren al perro en la puerta de casa para que cuide y lo lanzan a la calle en el día para que se busque comida. Pese a ese maltrato, el animal vuelve porque tiene la fidelidad que difícilmente tenemos los humanos.

Como canta Alberto Cortez muchos mueren bajo las ruedas abandonados porque "se beben de golpe todas las estrellas".

Tener un perro en casa implica atención y comida diaria, aseo más o menos permanente, vacunas oportunas y paseos por las calles con la bolsa para recoger el excremento. Es poco lo que piden a cambio de tanto cariño y fidelidad.

Este 16 de agosto se celebra San Roque, que es el santo que en el siglo XIV asistía a los enfermos de peste y en las pinturas se lo representaba acompañado de su perro Melampo.

Pequeño, grande, de raza o mestizo, inteligente o no, el perro que tenemos en casa es el mejor de todos.
Ernesto Murillo Estrada