PublicidadPublicidadPublicidad
 

Blog de Emebol

La enseñanza de la agonía Hace 6 meses

Saber que se está en la antesala de la muerte, debe provocar una serie de sentimientos encontrados, que lo saben sobrellevar los que arrastran una prolongada enfermedad y advierten el deterioro gradual de su salud.

Saber que se está frente a la parca, porque las cartas del destino han sido esquivas, y se presenta inesperadamente, debe provocar sentimientos de pánico indescriptibles, porque está fuera de los planes reales, porque el destino se presentó abruptamente con su guadaña, con la carta más negra.

Pero, saber que repentinamente una turba ha decidido convertirse en juez, que ha sellado su dictamen basado en la furia, el desenfreno y la avidez desenfrenada de sangre, debe provocar sentimientos inenarrables de angustia y agonía.

Este túnel incomprensible ha sido atravesado por muchos justos. Le toco hace pocos días a Rodolfo Illanes, un abogado nacido en una zona popular, con ansias de superación constante, con deseos de hacer más por los demás y que, presumiblemente calculó más allá de sus posibilidades.

Creyó encontrar personas y se encontró con un grupo sediento de venganza, intentó la persuasión, pero se encontró con gritos enardecidos propios de la irreflexión.

Es en esos momentos cuando la angustia crece y nos conduce a pensamientos cada vez más dramáticos. El proceso se desarrolla con gran rapidez y de lo único que somos conscientes es de un progresivo sentimiento de pánico, que viene acompañado de los sentimientos más nobles al recordar la familia o los seres queridos, que se yuxtaponen con el dolor externo e interno por la impotencia, porque de nada sirven las súplicas

La agonía es una sensación que supone un dolor o sufrimiento largo y muy profundo, usualmente presente en los momentos previos a la muerte. Esta agonía es un tipo de dolor que ya no puede ser sorteado porque es irreversible.

Es el sentimiento límite del hombre que recuerda a Jesús en la agonía de la cruz con la expresión: Padre, hágase tu voluntad y no la mía, porque su suerte estaba echada; esa es la muestra más eficaz que el Cristo sufrió como hombre y no como Dios.

Tras este episodio cruento en nuestro país quedan varias reflexiones, especialmente para encontrar justificativos a tan descomunal actitud sanguinaria. Seguramente existe un grado de culpa cuya cruz llevarán de por vida los ejecutores o los que viendo la barbarie callaron.

Posiblemente reflexionen los maestros, gobernantes, comunicadores, curas y todos aquellos que tienen la responsabilidad de educar a la sociedad sobre el valor de la vida. Posiblemente todo hemos sumado para construir una sociedad violenta, que linda la barbarie, capaz de menospreciar la vida del otro, especialmente la del débil.

Si al menos hubiera remordimiento, ya se tendría una base para construir al hombre; si al menos hubiera sentido de culpa, al menos se tendría la capacidad de distinguir lo bueno de lo malo.

Es probable que la educación rígida de valores deba volver a la escuela, es probable que menos ciencia y más humanidad enderece nuestro camino. No es necesario pasar por un episodio de esta naturaleza para valorar la vida.

 

 

Isidoro estará en Río 2016 Hace 7 meses

Los dirigentes deportivos viajan con dinero que no es suyo, disfrutan en hoteles cinco estrellas, reciben un coche por las dos semanas con guía incluido y a su retorno no rinden cuentas a nadie, para luego llenarse la boca con la expresión: el Gobierno no nos da nada".

Al dirigente deportivo (casi en su generalidad) se lo puede comparar con Isidoro Cañones, aquel personaje secundario de las historietas de Patoruzu.

El tal Isidoro es un hombre frívolo contento, dedicado a "vivir el momento", de clase media alta o acaso de clase alta, dilapidador de dinero que le es ajeno por lo cual casi siempre está sin dinero "sin un mango en el bolsillo, pero es un tipo piola", dicen los argentinos entre el castellano y el lunfardo.

El dirigente deportivo de hoy se alejó totalmente de los principios humanos y altruistas del Baron de Coubertin, creador de la filosofía olímpica.

Coubertin concibió su programa en una orientación a la fraternidad deportiva, propuso al mundo una cultura común, vinculante, cuya raíz tuviese ramas nobles como; la tolerancia, el juego limpio, la solidaridad, el espíritu de competencia, de superación y sacrificio.

Hoy prima el hedonismo, el afán de figurar, pasarla bien, eternizarse en el cargo, hablar con espíritu franciscano de las penurias que pasan y la falta de sensibilidad del Estado; además pregonan como lo hace actualmente el titular del Comité Olímpico Boliviano, que "no deben rendir cuentas a nadie", como si su cargo estuviese amparado por alguna fuerza divina o creen constituir un segundo Vaticano.

Pasa a segundo plano el deportista, sus necesidades y buscar mejores posibilidades para que éste se siga superando bajo los principios: "citius, altius, fortius", cada vez más veloz, más alto y más fuerte. Hoy priman los principios de Isidoro Cañones: cada vez pasarla mejor viajando gratis con dinero del sistema olímpico, alojarse en hotel cinco estrellas, exigir comodidades y darse aires de hombre de bien. Qué vergüenza.

Hora de las cuentas claras Hace 10 meses

La Fiscalía de La Paz decidió ingresar a la Asociación de Fútbol de La Paz para encontrar documentación que aclare los vínculos entre el dirigente Walter Torrico y el defenestrado presidente del fútbol Carlos Chávez.

Torrico, nacido en el periodo del oscurantismo del fútbol paceño, lamió las manos de varios dirigentes a quienes les prometió fidelidad y luego sacó el facón  guardado en su ropa, para clavar en la espalda de sus exbenefactores.

De esta manera, este dirigente, de quien se podría predicar tiene todos los defectos que debería evitar un buen dirigente no solo se convirtió en Presidente de la AFLP, sino en dueño de la institución, capaz de enviar al infierno a sus opositores.

Pobre de ideas, carente de valores, envilecido por el cargo, mandó a las alcantarillas al fútbol paceño, de manera que bien se puede afirmar que es el peor titular de esta entidad en sus más de 100 años de vida.

Los dirigentes que fueron vapuleados por este personaje decidieron presentar la denuncia respectiva para que responda por 23 casos de oscuros manejos, venta de propiedades y gastos inexplicables, pero principalmente por sus lazos con Chávez a quien amó, odio, favoreció, perjudicó y como Pedro lo negó, seguramente más de tres veces.

Los que presentaron la denuncia piden que rinda cuentas, que se investigue su fortuna, qué diga el destino que dio al dinero de los bienes que tiene la entidad, cuánto dinero ingresó a la AFLP y que se revise sus cuentas y la de sus familiares.

Torrico, no contento con haber emporcado al fútbol paceño, ahora aparece como secretario general de la FBF, en una secuencia novelesca que parece llegar al clímax de lo absurdo e inexplicable.

Parece que llegó la hora de las cuentas claras a la Asociación de Fútbol de La Paz y de quienes deben devolver lo que enajenaron y pagar sus culpas como corresponde.

 

La calle es de algunos Hace 12 meses

La expresión la calle es de todos es una bella metáfora que no tiene concordancia con la realidad; bastará pasear por las calles populares de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, para desestimar esa expresión.

Si alguien pasea por las calles Eloy Salmón, León de la Barra y adyacentes comprobará que los dueños de casa se compraron el inmueble, la acera y la calle, de manera que el ciudadano tiene que gambetear a las movilidades y los que tienen coches tienen que ir a paso de procesión porque los dueños de negocios han decidido sacar sus productos a la acera. No contentos con ello colocan enormes cajones en la calle para mostrar su podrío y propiedad.

Este martes de challa colocaron la ceraza en la torta porque los individuos estos, que se creen dueños de la ciudad colocaron camiones en plena calle para dar rienda suelta a sus desmanes porque ahora es mejor pegarse unos tragos en la calle y no dentro de las casas.

Las citadas calles se asemejaban a una taberna al aire libre para el libre consumo de alcoho; unos gritaban para hacerse escuchar con el interlocutos. otro vaciaba la botella de cerveza mitad en el piso y la otra en el vaso, mientras otro había sido noqueado por la bebida y sentado en la acera  esperaba que alguien lo lleve a casa.

En tanto, las autoridades municipales parecen estar preocupadas en otros menesteres, menos en la seguridad y salud pública. Revilla y sus antecesores, alguno de ellos que se echó el mote de "sin miedo", tiemblan a estos comerciantes abusivos; es que nadie los pone a estos tras sus puertas a vender dentro de sus tiendas dejando la calle y la acera a los peatones.

Parece importar más el rédito político y quedar bien con dios y con el diablo, porque no sería conveniente pelearse con los poderosos del Gran Poder. Nadie hace respetar los derechos de quienes tienen derecho a dormir tranquilos, a caminar por las calles con sus niños y evitar que unos cuantos abusivos se adueñen de lo que no es suyo.

 

Hombres de cuello blanco Hace mas de un año

Antes de entrar al penal en Uruguay contó dos de sus delitos, mencionó que había “recibido dinero por diferentes líneas, que luego se “bancarizaba” y él hacía determinadas inversiones”. “Se habló de tantos millones de dólares que me perdí y no sé de cuántos exactamente”, apuntó Eugenio Figueredo, ex presidente de la Conmebol.

También dijo que “por mantener el status y la situación actual – entiendo yo por eso, no recibir nuevas ofertas para derechos de televisión-, él era recompensado. Él y los diez integrantes de las asociaciones de fútbol de la Conmebol, incluido Bauzá”, de manera que terminó embarrando a Chávez, Osuna y compañía.

A estos nuevos delincuentes del siglo XXI, delincuentes de alta monta se los llama boss, magnates, tycoons o simplemente delincuentes de guante o cuello blanco, y no porque vistan de ese color, sino porque realizan sus delitos sin derramar sangre, ya que esa tarea la dejan a los que hacen el trabajo sucio: los sicarios, empleados o subordinados.

El término dirigente deportivo pasó de un día para otro de los altares de la comunidad a las alcantarillas, porque ahora podrá ser utilizado como insulto para descalificar al interlocutor.

No son solo los del fútbol, sino también algunos de otros deportes, porque la investigación empieza ahora con el atletismo y si sigue con el Comité Olímpico Internacional, Organización deportiva Panamericana, Organización deportiva del Sur y otras entidades, seguramente se va a encontrar bastante mugre.

En otras palabras, al deporte entró porquería del que se mancharon unos más y otros menos, porque bajo el rótulo de dirigente deportivo, muchos sinvergüenzas sacan provecho de patrimonios, viajes, dineros destinados a los deportistas y más, además de desviar fondos y acomodar a sus familiares.

Si la Fiscalía investiga de oficio se va a encontrar con “algunas perlas” en el fútbol paceño y nacional, porque estos sinvergüenzas se han enquistado en instituciones y han desprestigiado a los pocos honestos que han llegado al deporte como dirigentes con el único afán de servir.

Tarifa a la incomodidad Hace mas de un año

Tropezó al subir y en el afán de evitar la caída, estrelló la frente contra el techo del minibús, lanzó una imprecación entre dientes y se acomodó en el asiento más incómodo de ese vehículo (digo incómodo porque hasta llegar a su destino tuvo que bajar y subir nuevamente cuatro veces para dar paso a los que estaban apretujados sentados atrás).

¿Se hizo daño señor?, preguntó una señora. "No, es mi estilo para subir a los minibuses", contestó con sorna el adolorido pasejero, quien se frotaba la cabeza, no sé si encontrando alivio o un poco de sangre.

Cuando intentó pagar el servicio con un billete de 20 bolivianos, el chofer "lo quemó" con la mirada y le pidió "sueltitos nomás". Entre el tira y afloja pasó al menos un minuto, porque el pasajero hurgaba entre los bolsillos alguna moneda y el chofer malhumorado sacó de una bolsita, sobre la que estaba sentado, un montón de monedas que alcanzó de mal humor. Atrás del vehículo otros minibuses bocineaban sin cesar, los más lanzaban sapos y culebras, mientras uno de los pasajeros echó leña sobre la hoguera al decir "apúrese pues maestro".

Este pequeño sainete lo vivimos todos los días al precio de Bs 1,50, pero ahora, los principales actores (choferes) quieren que el espectáculo valga Bs 2, y no porque cobren más los otros actores, ni porque mejoraron los asientos o se quitó el mal olor a las butacas; nada de eso. El argumento es claro: todo ha subido y los únicos que no hemos hecho subir nada somos nosotros.

Me dicen que la idea de los minibuses nació en la gestión edilicia de la señora Mónica Palenque y es probable que entonces no se haya mirado el bosque sino solamente el árbol, porque con el paso de los años, los minibuses se han convertido en problema catastrófico y han dejado de ser la solución, que seguramente en algún momento lo fueron.

El problema no está en los 0.50 centavos, sino en un medio de transporte no convencional que solucione al diario calvario de niños que salen de las escuelas, señoras que deben llegar a tiempo para preparar el amuerzo y miles de trabajadores que quieren estar con la familia al menos algunos minutos. Y los minibuses no son la solución.

De este problema se aprovecharon los taxistas y radiotaxis que cobran lo que quieren que preguntan a dónde se quiere ir y, si no les convence el destino y el dinero, dejan al pasajero con la pregunta en los labios y siguen su marcha rauda en busca de un incauto o necesitado al que lo exaccionan.

En esto si tiene la culpa el alcalde Revilla que se puso a hacer números y complicó el problema, aupando el alza de los radiotaxis. Alguna vez en Ecuador le decían al candidato Bucaram que haga lo que quiera en sus actos de proclamación "que haga lo que quiera, pero por favor que no cante", A Revilla habría que decirle lo mismo: "que opine, que dialogue, que busque soluciones, pero por favor, que no haga números".

El problema central del transporte no son los 0.50, sino el problema de cómo evitar la congestión de vehículos. Todos anuncian que van a la Pérez y no debe ser así. Todos quieren bajar donde quieren habiendo impuesta la palabra "aprovecharé", y no debe ser así. Los minibuses son para gente de talla pequeña y ágil, cualquiera que tiene más de 1,70 entra doblado, viaja incómodo y sale descoyuntado de los minibuses. Conclusión: por el centro a cinco cuadras de la famosa Pérez no debe haber paradas.

Una teoría fisica aplicada al transporte paceño diría: Hay que aplicar la fuerza centrífuga y no centrtípeta, eso quiere decir, de la Pérez a cualquier parte, pero a la Pérez solo unos pocos. Si a ello se suma el paso de los minibuses a los buses con capacidad para 60 personas y evitar el parqueo en las arteria en todo el casco central, tal vez nos evitaría decenas de problemas y hasta pagaríamos con alegría los 0.50 reclamado hoy por los señores choferes.

Ernesto Murillo Estrada

Una casta privilegiada Hace mas de un año

El dirigente extranjero, mientras arengaba a su pares bolivianos, les decía que "todos ellos pertenecen a una casta", a un grupo selecto, claro está que luego añadió "que trabajan para el deporte".

Hombres de loción penetrante que se pasan viajando, dizque para inspeccionar juegos y obras, estos dirigentes deportivos se oponen a que nadie asome sus narices por su feudo porque solo los elegidos pueden atisbar ya que ninguno tiene ese linaje. Son personas parecidas a las castas indias, porque son grupos cerrados vinculados a lo hereditario.

Amparados en una Carta Olímpica, las llamadas FIFA y Conmebol o reglamentos que ellos mismos confeccionan, enrostran al que se acerca, que deben guardar prudente distancia porque la ciencia del deporte les pertenece en exclusiva, ya que ellos son señores independientes, que sus estatutos los erigen en seres a los que nos se puede investigar, no se les puede preguntar y menos sospechar de su inmaculada alcurnia.

Los vi hace algunos días en una reunión, irrespetuosos al extremo, patanes a la hora de responder, hablando ex cathedra ante las consultas simples y pasando por hombres finos a la hora de ingerir alimentos aunque pronto la gula los baja del pedestal y los convierte en simples mortales.

Estos "hombres de casta" se pasan el año viajando, haciéndose atender como duques, por los gobiernos que caen en sus redes, mientras los que les brindan atenciones creen que cumpliendo esa tarea se acercan a estos extraterrestres.

Qué lejos están estos hombres de los principios inculcados por el fundador del olimpismo moderno, el Barón de Coubertin, quien se rodeó de hombres con suficiente dinero y tiempo para emprender la tarea del deporte.

Hoy el mundo ha cambiado, los valores no, pero los personajes sí, por eso vemos los Blatter, Grondona, Chávez, Osuna y compañía y otros cientos en el Movimientos Olímpico cuyos principios fueron arrastrados a las alcantarillas por esta casta privilegiada.

Es fácil entender por qué estos hombres se eternizan en el cargo, juegan al pasanaku en la dirigencia y ven con asco al resto de los seres que creen todavía en los principios deportivos. Es fácil entender por qué mucho de estos hombres no tienen otra actividad que el ser dirigente.

Decía Coubertin que el deporte "es el fenómeno del siglo XX"; lo que le faltó decir es que esta expresión humana tan válida ha caído en manos de extraterrestres que se burlan de esos principios y han convertido el deporte en un narcisimo maloliente.

Por supuesto que muchos dirán: Yo soy dirigente y no me pueden meter en esa bolsa y la respuesta inmediata es esta: ¿y qué ha hecho usted para denunciar a la casta y por quér calla y deja que sigan así las cosas?

Ernesto Murillo Estrada

Adiós al ser que me dio vida Hace mas de un año

Hoy vi partir a la persona que me dio el ser y sentí que con ella se iba parte de mí. La mujer que me cuidó y protegió, partió al encuentro de una mejor vida. Cuántas veces quise cantarle algo y me quedé en silencio, cuántas veces intenté decirle en palabras el agradecimiento que sentía hacia ella, pero siempre postergaba mi homenaje.

Hoy le dije a mi madre una expresión que la copié de una escritora: La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; porque si puedo recordarla, siempre estará conmigo.

Empecé a entender a mi madre en el momento en que Dios me regaló a mi primera hija; entonces entendí que el tronco debía empezar a morir para ver cada vez más robusta a la rama.

Un comunicador social debe morir a la transmisión de sus  sentimientos e interpretaciones personales, pero me tomo un paréntesis en la vida para contar lo mío, porque puede ser el sentimiento de muchos que algún día ven partir el ser más preciado que Dios nos dio y que deja de existir; pero nunca dejará de ser, porque este tronco, que algún día fue rama, lleva tu semilla. Gracias por haberme cuidado hasta ser árbol de bien que puede brindar sombra a los seres que  el tiempo me regala como amigos y compañeros.

Ernesto Murillo estrada

 

 

El amigo está fuera de casa Hace mas de un año

Qué costumbre la nuestra de tener una mascota, llenarla de mimos mientras está pequeña, para luego lanzarla a la calle para que se gane la vida en los basurales o se beba de golpe las estrellas, cuando uno de esos desalmados al mando de su bólido no detiene la marcha.

Este 16 de agosto, que en el caledario gregoriano aparece como San Roque, los recordamos y les brindamos atenciones, otros cientos y miles vagabuendean con la cola metida bajo el rabo buscando comida, mendigando amistad. Pocos tienen la suerte de "Petardo", que se ganó miles de amigos y se convirtió en símbolo; los más deambulan y seguramente esperan pasar a mejor vida cuando antes.

Hoy los vacunarán y quizás les brinden algo de atención, pero los días pasan y los famélicos perros de las calles, aquellos abandonados y de largas noches de frío y soledad seguirán esperando que alguien les dé cariño y cobijo.

Alguien en una plaza de México colocó esta placa debajop del conocido Monumento al Perro Callejero.

Mi único delito fue nacer y vivir en las calles o ser abandonado.
Yo no pedí nacer y a pesar de tu indiferencia y de tus golpes,
lo único que te pido es lo que sobra de tu amor.
¡Ya no quiero sufrir, sobrevivir al mundo es solo una cuestión de horror!
¡Ayúdame, ayúdame por favor!

La cooptación Hace mas de un año

El genial precursor del olimpismo: el Barón de Coubertin, tras haber convencido con su idea de realizar los Primeros Juegos Olímpicos de la modernidad a 14 países, que asistieron a la primera cita, apeló a un sistema para evitar injerencias en el olimpismo al que se conoce como cooptación.

El padre del olimpismo lanzó este principio porque quería independencia de los poderes políticos y económicos, con el único propósito que los principios deportivos no sucumbieran ante tendencias, pensamientos oscuros y personas mezquinas. En otras palabras, Coubertin no quería intromisión en el deporte.

 La cooptación es un sistema de integración de cuerpos colegiados, según el cual los nuevos miembros a incorporar son elegidos por los miembros que ya están en funciones. De esta manera se evitaba a que cada país enviara a un representante o se eligiera a alguien por voto interesado o político.

Amparado en este solemne principio, el Comité Olímpico Internacional (COI), la (FIFA) y otros organismo deportivos postularon la independencia de sus acciones, para preservar al deporte con los altos valores con que había sido creado.

Qué lejos estaba el Barón de Coubertin, en aquel lejano 1896, que ese instrumento iba a ser villanizado, que gente angurrienta, carente de valores y enfermos por el dinero, se apoderarían de estas instituciones para llenarse los bolsillos en nombre de la independencia del deporte.

La cooptación era un sistema para hombre libres y altruistas, no para villanos. Justamente Cobertin no quería la injerencia de villanos, pero ello sucedió con el paso de los años.

Es probable que los dirigentes de la Conmebol y la FIFA no hayan leído estos principios y, si lo han hecho, no han podido entender el espíritu de lo leído, aunque han utilizado el sistema para lucro propio.

Cuando se habla de independencia no es para tapar la corruptela, no es  el argumento para que los amigos auxilien a los que han sido sorprendidos en delito y no responden por el desorden económico causado.

En el supuesto caso que los que ahora gozan de la inmunidad e impunidad, logren un castigo para el fútbol boliviano, no sería mala idea alejarse de esa podredumbre llamada Conmebol y FIFA, que no ha hecho nada hasta el momento para lavar su imagen, porque han creído que el silencio y el tiempo borran el delito.

Habría que sumar al delito de que se los acusa, el deseo de atentar contra el principio básico de hacer deporte al que tiene derecho cualquier joven, al pedir que se suspenda al fútbol boliviano. En el manotazo del ahogado quieren llevarse otras víctimas.

Los actuales dirigentes ahora enjuiciados llegan a esta "salvajada mental", porque temen rendir cuentas del dinero destinado a los jóvenes, que ha sido secuestrado y no quieren decir el destino que siguió el dinero recibido.

Evidentemente, los altos cargos del deporte han sido ocupados por gente sin valores, escuela ni vergüenza, que han convertido la dirigencia en profesión y el fácil lucro en una forma de vida.

Ernesto Murillo Estrada

 

El enviado por Dios Hace mas de un año

En mi vida vi rostros tristes y melancólicos, aquellos que reflejan una mirada al pasado o aquellos que han sentido una dura experiencia en la vida. Hoy, el día en que el Papa llega a Bolivia, volví a ver el rostro de quien quisiera que no llegase nunca ese momento.

Vi rostros de madre que despiden al hijo, quien se va en busca de mejores días y parten a otros país o región; vi rostros de madres que despiden con la mirada al hijo que se va al primer día en el kinder o la guardería; vi el rostro del amigo que se despide del otro, presintiendo que nunca más lo volverá a ver.

Hoy, volví a mirar un rostro triste, del que siente un dolor profundo, pero no puede hacer nada por detener el tiempo. Jorge María Bergoglio, el hombre, miraba más allá de la ceremonia de despedida en Ecuador, escuchaba, pero no oía, estaba allá, pero parecía no estar presente. Había llegado el momento de la despedida y parecía querer que se detenga el reloj, pero, siendo el enviado de Dios, no pudo hacer ese milagro y debió cumplir la voluntad del Padre.

Le pasaba lo mismo que le sucedió al hombre en cruz, que ante la muerte inminente le dijo al Padre "hágase tu voluntad y no la mía", para luego sufrir en el madero las injurias y el dolor que antecede a la muerte del ajusticiado como cualquier otro mortal.

Esos son los hechos incomprensibles en la vida que nos devuelven al hombre existencial. Solo así puedo entender por qué cientos, miles van al encuentro del Enviado por Dios que llega a Bolivia por un par de días, también quisiera entender por qué hay otros cientos de indiferentes a quienes la llegada del Papa no les dice nada.

Nacido en una familia pobre, Jorge María optó un día por la vida de servicio, sin saber que un día sería ungido como el representante de Dios en la tierra, de acuerdo con el dogma catolico.

Ese hombre llega hoy al corazón de América, al país que empezó con los gritos libertarios y fue el último en despertar a la vida independiente, esos son los desdenes de la vida.

Y mientras por televisión, vi los rostros tristes de los ecuatorianos que despidieron al Papa, también vi en mi recorrido por las calles de La Paz rostros ansiosos, expectantes, ajenos al sacrificio diario y las veleidades; eran los rostros de quienes esperan algo que no se explican, que sienten algo indescriptible que la razón no puede justificar.

Por eso me quedo con la respuesta más simple y compleja al mismo tiempo cuando en mi recorrtido le pregunte a una señora, entrada en años: ¿Por qué madrugó hoy y decidió esperar tantas horas la llegada del Papa?. Su respuesta fue tajante: "porque es el enviado por Dios".

Ernesto Murillo Estrada

El paraguas que no cobija Hace mas de un año

El paraguas cubre más un lado que otro y precisamente cubre menos el lado que va más salido del cuerpo. Es que lo que cae del paraguas a la parte del brazo que no está cubierto, es más que lo que caería si no se llevaría nada.

Le sucede a los dirigentes de la Confederación que no podrán cobijarse en la Copa América; porque ocurre que no tienen el dinero para cubrir los 10 millones de dólares en premios ni los costos de hospedaje del torneo. Asçi, terminarán pasando la cuenta al organizador o a Otario, aunque de ingenuos, no tienen ni un pelo los Osuna, Leoz, Chávez y el resto de dirigentes sudamericanos.

Concretamente, todos se preguntan en este momento: ¿quién pagará, por ejemplo, los$us 4.000.000 que debe cobrar el campeón de la Copa América, los $us    3.000.000 que percibirá el vice, los $us 2.000.000 que se llevará el tercero, y el millón asignado para el cuarto?

En casa sucede algo parecido con los dirigentes de la FBF. Tras la victoria de Bolivia frente a Ecuador, las cámaras enfocaron a Carlos Chávez, quien apareció en el vestuario boliviano más exultante que nunca; gritaba en medio de los jugadores, se entusiasmó como el que más, aunque pronto volvió a la realidad, porque el paraguas de la victoria no cubre todos los problemas, ni echa al olvido las cuentas.

El círculo cercano al Presidente de la Federación se cierra, porque éste y sus allegados volverán a declarar por el dinero que, supuestamente, ingresó y no tiene un descargo satisfactorio.

Se acabaron aquellos días felices en los que con el ingreso por el rubro premios, se pagaba centavos a los clubes dueños de los jugadores, mientras el resto servía para comprar conciencias de los que brindaron el voto en las elecciones de la FBF, y una buena tajada quedaba para los mandamases del fútbol.

El juez Quinto de Instrucción en lo Penal, Roberto Valdivieso tiene identificados a cuatro directivos a quienes se les comunicará con la resolución fiscal que son investigados por los delitos de uso indebido de influencias, beneficios en razón del cargo, delitos tributarios, legitimación de ganancias ilícitas y organización criminal.

Como si esto fuera poco, un informador a quien se le dio el nombre (X), empezó a soltar más detalles y saltó el nombre de Romer Osuna, quien seguramente deberá informar de cuentas poco claras de 27 años de tesorero de la Confederación.

En otras palabras, la Selección podrá seguir dando gratas sorpresas, pero ese paraguas no alcanza para cobijar a los dirigentes, así éstos se emocionen como el que más y se desgañiten en el vestuario, porque liego de la fiesta deberán presentar las cuentas claras de los ingresos y la inversión que hicieron, aunque luego se deban tomar el chocolate espeso y muy caliente.

Ernesto Murillo Estrada

Buenas y malas costumbres Hace mas de un año

Siempre cuento lo que me ocurrió en mi primer día de casado. Llevado por la inercia del trabajo y la rutina me fui a almorzar a la casa de mi madre y cuando estaba a dos cuadras, de la que ya no era mi morada, cambié el rumbo hacia mi nuevo hogar, no antes de haberme reprendido internamente por mi despiste.

Es que así somos lo humanos, los que nos acostumbramos a varias cosas en la vida; algunas de esas costumbres son buenas y otras no lo son. Es que las costumbres, o hábitos, pueden asemejarse al fuego. Este calienta la comida y nos da luz y calor, pero también puede convertirse en un feroz enemigo que destruye vidas y posesiones. Las costumbres: bien cultivadas, son de gran beneficio, de lo contrario, pueden ser destructivas.

Estos últimos días escuchamos en El Alto la expresión por "usos y costumbres" y lo primero que me vino a la mente, a la hora de la elección de los subalcaldes, es saber si El Alto pertenece a los municipios que pidieron regirse por usos y costumbres para la elección de sus autoridades como  Tarabuco, Huacaya y Mojocoya del departamento de Chuquisaca; Charazani y Jesús de Machaca de La Paz; Pampa Aullagas, San Pedro de Totora, Chipaya y Salinas de Garci Mendoza de Oruro; Chayanta de Potosí y Charagua de Santa Cruz que pidieron ese tipo de elección al Tribunal Supremo Electoral

Los usos y costumbres no pueden estar por encima de por encima de las leyes que regulan el Estado de Derech, de manera que la Alcaldesa de esa ciudad, solamente cumplió con una disposición legal.

Que algunos dirigentes repitan una y otra vez "usos y costumbres", no implica que cambien la ley, que justamente se la hace en base a las buenas costumbres y lo que más conviene al individuo.

 Y no es que invocan una costumbre milenaria, ni un procedimiento de una centuria, sino una forma de aplicación ded hace 11 años, cumplido por los últimos alcaldes, seguramente obedeciendo a la presión de quienes hablan en nombre del grupo.

Particularmente vivo en un barrio paceño donde la presidente de junta de vecinos tiene al menos 40 años en el cargo y ha convivido con todos los partidos políticos de turno, es su "modus vivendi", no favorece al barrio y ella tamp÷oco hace mucho o nada por los vecinos.

Es bueno romper las malas costumbres y vivir con un poco de orden porque en caso contrario es fácil pasar a la sociedad de "hago lo que me da la gana", como los que colocan sus voluminosos cajones en la Eloy Salmón y adyacentes o los que cierran las calles para bailar en su aniversario y a la hora de mi reclamo me espetan: "camine por otro lugar y respete nuestras costumbres...".

Ernesto Murillo Estrada

Aquella página enlodada Hace mas de un año

Tenían derecho a voto las asociaciones provinciales, las departamentales y los clubes de la Liga. Se había instalado la sala de reuniones cerca al hospital Viedma y Edgar Peña Gutiérrez, entonces presidente de la FBF, estaba obligado a dejar el cargo, de manera que aparecieron dos candidatos: José Saavedra Banzer y Romer Osuna Áñez.

Peña ya se había ganado un puesto en la Confederación y necesitaba un delfín en la Federación, de manera que apadrinó al vendedor de artículos deportivos, que era casi un desconocido dirigente cruceño.

Aquel día de 1986 marcaría el inicio de la próspera carrera a costa del fútbol de quien saldría elegido, porque los dólares y viajes empezaban a llenar los ojos de los dirigentes que llegaban a la Confederación Sudamericana de Fútbol. Se habían acabado los días en los que se debía aportar al fútbol; ahora había que vivir del fútbol.

Era un día sábado. Saavedra Banzer llegó con aire triunfal, estiró el pescuezo, sonrió ante los aplausos de los dirigentes y ninguneó a los cuatro periodistas deportivos de entonces, dos de ellos del valle y uno que llegó con la delegación cruceña, más el que escribe.

El asesor de prensa de Saavedra, más "estirado" que el jefe, con una gran pinta y en la misma proporción limitado para razonar, le dijo al candidato Saavedra. "Ya hemos ganado jefe, no creo que Osuna se presente a la elección". Parecía tener razón porque en la primera reunión se podía observar en el salón: en el sector derecho al menos 50 votantes de los clubes ligueros de La Paz Cochabamba y el occidente, la mayoría de asociaciones departamentales y todas las delegaciones provinciales (Villazón, Quechisla, Huanuni, Colquiri, Quillacollo, Uncía, Riberalta...), todos ellos con derecho a un voto. En el sector izquierdo no más de 15 delegados trataban de dar ánimos al dirigente cruceño.

La suerte, aquel día sábado parecía estar echada, de manera que Saavedra, su amanuense y el circulo cercano que lo rodeaban se retiraron a su hotel de lujo. Cuando el reportero le pidió una entrevista, éste le respondió: "Mañana cuando termine la elección".

En tanto, el grupo de Osuna empezó a trabajar. Ya en horas de la tarde llegaron dos espectaculares damas que aparte de lucir sus atributos físicos terminaron por desconcentrar a la mayoría de los delegados asistentes a la reunión, en particular a los provinciales.

De la habitación de José Requena (+), (más tarde conocido en el ámbito futbolítico como el dirigente del maletín negro) entraban y salían dirigentes. Es que el sector del candidato Osuna había establecido su cuartel en ese hotel.

Al día siguiente se produjo la elección y en el salón se advirtió un movimiento inesperado, un enroque sensacional: los 15 se convirtieron en 50 y los 50 en 15, de manera que Saavedra le preguntó a su jefe de prensa ¿Qué ha pasado?, el aludido trato de encontrar respuesta en los periodistas vallunos y en el paceño, pero éstos solo sonrieron ante el que un día antes miraba "con cara de asco" a los reporteros.

La votación fue nominal y por cada cuatro Osuna se escuchaba un voto para Saavedra Banzer. Éste, ofuscado, saludó al ganador y se fue del salón, mientras su jefe de prensa miraba estupidizado el final de ceremonia.

"Dale a esos dinero para que vayan a comer a Quillacollo y lo que les corresponde, nosotros nos vamos al Escudaño, vamos Rómer, vamos", dijo Requena, mientras miraba con recelo al novel periodista paceño que escuchaba las órdenes y quedó como mudo testigo de lo que ocurrió en ese par de jornadas.

Días más tarde y cuando la Selección se entrenaba con Chamaco Rodríguez en la zona de Huarina y estaba alojado en un hotel, frente al actual edificio de la Facultad de Derecho, una bomba explotó en la puerta de de ese alojamiento. Osuna decidió trasladar el cuartel de operaciones del equipo verde a Santa Cruz y luego llevó tranquilidad a Paraguay y Brasil, los rivales de esa eliminatoria, tras determinar que Bolivia jugase sus partidos de local en el estadio Willy Bendeck, hoy Tahuichi, bajo la dirección de Raúl Pino.

No sé si por premio o porque es un hombre sagaz, a los pocos meses Osuna fue elegido como tesorero de la Confederación, cargo que ejerció durante 27 años y cuando el peso del tiempo encorvó su figura, cedió el puesto a Carlos Chávez, quien actaulmente cumple esa tarea, luego de haber movido sus fichas en los congresos del fútbol boliviano, donde se habla de cuánto toca a cada quien y nunca de fútbol.

El actual tesorero debe ser tan hábil como su maestro Osuna, ya que también sabe mover sus fichas y a falta de Requena apareció un tal "Tico" Lozada, de manera que para citar un simple ejemplo puso de rodillas a su  rival más enconado (el dirigente del fútbol paceño), convertido ahora en amanuense del cruceño y en su principal defensor.

Esta historia debía escribirla en 1986, pero entonces era solo un reportero radial, no me llevaba muy bien con la escritura, y me parecía asqueante la historia. Ahora que saltó la bomba de la corrupción en el fútbol mundial y el pestilente problema salpica a los dirigentes del fútbol sudamericano, me parece oportuno escribir esta página enlodada, porque el fútbol es un negocio que no huele bien.

Ernesto Murillo Estrada

 

 

 

 

 

Entre el palo y la zanahoria Hace mas de un año

Para el filósofo inglés Jeremy Bentham, toda acción humana es impulsada por la evitación del dolor y la consecución del placer. Él parte de aquella leyenda  que cuenta: si deseas conseguir que un burro se mueva, es necesario colgar una zanahoria de la punta de un palo, justo fuera del alcance de la boca del burro.

Hoy en día se podría leer: la zanahoria es el empleo y el palo es el miedo a perder el empleo. Le ha ocurrido al presentador Enrique Salazar, quien a menos de dos días de haber sostenido un encuestro ríspido con la Ministra de Comunicación, perdió su empleo.

A Salazar le quitaron la zanahoria y le dieron con el palo del despido, porque si los gerentes no obraban así, perdían la zanahoria de la publicidad estatal y recibían el palo de la presión; así de simple y claro.

Al menos un par de mis amigos que dirigen medios de los llamados independientes me hablaron, no hace mucho, de sus penurias económicas, porque el Gobierno les cierra la llave de paso de la llamada publicidad estatal. No hay zanahoria para ellos.

Para frenar algunos abusos de los periodistas y medios (que sí existen) se aplica el término autorregulación, que no es otra cosa que medir el comportamiento profesional del comunicador en determinadas situaciones en las que se compromete la honorabilidad del otro. Sin embargo, se ha llegado al extremo en casi la mayoría de las noticias hablan del presunto, ladrón o asesino, cuando el hecho es in fraganti...

Es cierto que el señor Salazar se excedió, vaya uno a decir si poco o mucho. Es evidente que el caso ameritaba una disculpa, como decenas de veces deberían disculparse, el presidente, el vicepresidente, el canciller y otras autoridades, por su ex abruptos. Tal vez, Salazar merecía una severa sanción y amonestación.

Pero el caso reciente muestra que a Salazar le dieron con el palo más grande; es decir hubo una desproporción entre causa y efecto.

El problema es que muchos de los comunicadores, (menos mal, no la mayoría), se quedarán mirando el palo y no la zanahoria, razón suficiente para volver a leer "El miedo a la libertad" de Erich Fromm.

Ernesto Murillo Estrada

 

Acceso soberano Hace mas de un año

La pregunta fue dirigida al demandante y demandado porque el concepto "acceso soberano", se convirtió en un termino equívoco.

Este concepto es entendido en más de un sentido y la Corte de La Haya quiere saber la interpretación de cada una de las delegaciones, para ver el alcance de su tarea y encontrar una solución a este impasse centenario. También queda claro que hay muchos puntos para la interpretación de la consulta hecha por el juez japonés.

1. El ánimo de la Corte es saber cuál la distancia que separa a Bolivia y Chile del acuerdo, por lo que casi queda descartado que La Haya se lave las manos y acepte la propuesta chilena de dejar el caso. Quiere saber que distancia existe entre lo que uno pide y lo que el otro puede ofrecer.

2. El actual estado de cosas no satisface a Bolivia, porque el derecho positivo tiene un tránsito de acuerdo al desarrollo de los Estados y lo que pudo haber sido un "acuerdo saludable en 1904", no lo es ahora; es que no tiene por qué serlo cien años después de aquel acuerdo, porque hay que adaptarlo al tiempo y contingencias, para la buena relación de los pueblos.

3. Bolivia no quiere seguir dependiendo de Chile en muchos aspectos de este acceso marítimo actual. Quiere tener un espacio donde pueda ejercer su autoridad y no depender del capricho y las contingencias de Chile (ejemplo paro portuario).

4. Chile quiere mantener el estado de cosas y cree que el Tratado de 1904 tiene validez divina o natural, por lo tanto inmodificable. Como decía el abogado que defiende la causa boliviana, es como si Moisés habría bajado del Sinaí con los 10 mandamientos en una mano y el Tratado de 1904 en la otra. El derecho positivo lo hacen los hombres y pueden cambiar diez y cien veces, en caso contrario, los paises mantendrían las constituciones con la que nacieron a la vida independiente o las distintas leyes y reglamentos tendrían validez eterna.Esto es un absurdo

5. Chile considera que no puede ceder una franja territorial dentro su actual territorio, porque perdería continuidad territorial y si otorga ese espacio en la frontera con Perú, se tendría que someter a consulta con este país. Ese es el candado que pone a la conversación, pero hay decenas de soluciones imaginables que permitan crear un marco de paz en la región.

6. Hay formas de otorgar a Bolivia el pedido, de favorecer la entrada al mar por una puerta que favorezca fundamentalmente su desarrollo económico, limitar la dependencia del dueño del territorio y adaptar un tratado a los tiempos actuales porque en más de una centuria Bolivia exporta cien o mil veces más que en 1904, para citar un solo caso y el ferrocarril quedó a trás porque hay otros medios de transporte más expedito.

7. El stop al comercio lícito y otras actividades paralelas al tema, las debe colocar Bolivia y no Chile, que quiere seguir teniendo la llave, bajo argumentos aparentemente comprensibles, que bien pueden disfrazar un capricho.

8. El Tribunal quiere saber, en última instancia, cuan alejados están uno y otro de la solución al problema centenario y si la demada es un capricho de un niño malcriado (Bolivia) o si se trata de la tozudez de quien se ha anclado en el tiempo, ignora sus promesas y quiere judicializar un tema para seguir llevando el problema con el paso de los años.

Ernesto Murillo Estrada

 

 

Pacta sunt servanda Hace mas de un año

Bolivia apeló a la expresión latina "pacta sunt servanda", una frase atribuida al jurista Ulpiano en el Digesto, para explicar que los acuerdos entre partes o pactos deben cumplirse, hecho que Chile no lo hizo.

El país que dice ser el que más cumple los pactos no lo es tal, porque quien cumple a medias, no es cumplidor., quien dilata las soluciones y promete reiteradamente, no merece credibilidad. El Tratado de 1904 no es punto final de un tema, sino punto y coma, porque tras él, Chile se comprometió a dialogar sobre la salida soberana de Bolivia al Pacífico y en once ocasiones actuó como Penélope (teje en la mañana y desteje por la noche) y así pasaron los años.

Pacta sunt servanda (lo pactado obliga) fue la expresió a la que acudió Eduardo Rodíguez Veltzé para recordar que la vena de la injusticia permanece abierta, que ningún tratado posterior puede sanar, porque Chile debe solucionar previamente el compromiso de la salida soberana al mar de Bolivia.

Chile cree que es el único poseedor de la verdad y del derecho (posesor iuris). Sí, es possedor de un derecho, pero los demás lo tienen. No es el único país que puede entender el Tratado de 1904, el Pacto de Bogotá o la Constitución de Bolivia, también lo pueden interpretar los otros, por eso esta la Corte del Haya, por eso un neutral dirá cuánto de verdad le asiste, aunque quiera escapar de esta decisión

Un "latinajo" más para completar este cuadro. Chile tiene la "possessio naturalis" sobre los 120 mil kilómetros arrebatados en la oscuridad de 1879. Esta expresión se refiere a quien tiene tal posesión en condición de comodatario, arrendatario, inquilino, usufructuario y quien ha obtenido los bonos tenporalmente (por una invasión), pero esas tierras no le pertenecen y defender esa posición vía jurídica es una paranoia, un acto de quien ha perdido el respeto al bien ajeno y le repele vivir en comunidad y paz.

Ernesto Murillo E.

 

Suman para restar Hace mas de un año

Ahora es el turno de Manaco y ojalá se encuentre una solución duradera,  sensata y favorable para trabajadores e inversores, lejos de las amenazas que acechan y terminan siendo un arma boomerang.

No son tiempos buenos para la industria textil y los calzados porque la competencia es desleal y la presión del Estado asfixia a varias industrias. Es desleal porque no se puede competir con el contrabando que no paga impuestos y tampoco tiene que pensar en los sueldos de los trabajadores. No se puede competir con monstruos internacionales que abaratan los costos. Los zapatos chinos, brasileños, argentinos y chilenos dejan tambaleante a la industria nacional; en muchos casos son más baratos, aunque no sean tan buenos.

Lejos están los días en los que Manaco era "símbolo de calidad", un calzado de lujo y que se compraba en tiendas muy presentables, superando a muchos productos de la línea que llegaban de los países vecinos.

El ingreso de productos chinos salta a la visa. Inunda el mercado nacional con calzados, telas, ropa, juguetes y otras manufacturas. China se ha convertido en una verdadera fábrica global, es una insaciable economía que compra materias primas, energía, alimentos, en general, materia prima e insumos, pero devuelve al mundo productos con alto valor agregado, productos manufacturados.

En la gestión 2013, las importaciones de productos chinos fueron tres veces más que las exportaciones bolivianas a ese país, causando un déficit para Bolivia de 845 millones de dólares, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior y esta cifra se incrementó el año pasado.

En esas condiciones de desigualdad trabaja Manaco que ve la forma de abaratar sus costos y mantener la fuente de trabajo para medio millar de trabajadores, en tiempos en que los términos empresario, derechista y colonial, entre tantos otros, son malos palabras y de pronto contrabandista es una buena palabra.

Los obreros, el Ministro de Trabajo, el Comité Cívico de Cochabamba, los fabriles y más se suman al problema, pero no buscan soluciones. Hablan de nacionalizar la empresa, cuando tienen como referente inmediato lo que pasa con Enatex y Punto Blanco.

Parece que nos gusta el conflicto y desdeñamos las soluciones. Luego viene el periodo de llanto, arrepentimiento y búsqueda de culpables. El propio Ministro de Trabajo se dio cuenta del tamaño del problema y es que puede cerrarse la empresa, aunque con su actitud no favoreció a la solución del entuerto, porque salió de su papel de árbitro y sin haber conseguido su objetivo.

No aparece la voz de la solución y los ejecutivos de Manaco parecen esperar el desenlace para tomar una decisión, que ojalá no deje sin fuente de trabajo a decenas. Este es el claro ejemplo de que las huelgas son muchas veces las soluciones menos aconsejables.

Ernesto Murillo Estrada

Paceños en estadio inferior Hace mas de un año

La opción de los paceños por determinados candidatos, les valió dos tirones de oreja en una sola mañana, como si hubiesen cometido alguna mala acción.

Primero, el Presidente hizo alusión a un machismo y posible voto castigo por posibles hechos de corrupción en los candidatos del partido de Gobierno. Luego el Ministro de Gobierno, opinó que la ciudad de La Paz no estaba preparada para tener una gobernadora indígena campesina.

Es probable que a la hora de elegir, cientos y miles de personas vean las cualidades de unos y otros, las propuestas que presentan cada uno de los candidatos, los antecedentes, su postura ideológica, un análisis social del momento y decenas más de argumentos, de manera que no me animaría a decir qué factores primaron para que una persona vote por uno y no por otro.

Seguramente cientos habrían esperado que doña Felipa diga algo de sus proyectos o se presente en uno de los tantos debates que los medios prepararon, pero no lo hizo y tendrá sus razones. Seguramente tendrá una respuesta a las acusaciones que le hicieron y respondió que "la estaban discriminando", tendrá sus razones.

El filósofo Augusto Comte señala que  el espíritu humano, tomado como individuo, pasa en la explicación de las cosas por tres estadios: el teológico, el metafísico y el positivo.

En el primer estadio busca expolicaciones en razones oscuras y sobrenaturales, porque predomina la imaginación; en el segundo, sigue danto explicaciones absolutas y busca el por qué de las cosas, en las cosas mismas. En tanto, en el tercer estadio, última en el desarrollo del ser humano, subordina la imaginación a la observación y renuncia a las explicaciones absolutas.

Si el paceño no está aún preparado para tener una gobernadora indígena, es probable que esté en el primer estadio de Comte o máximo en el segundo y tiene que prepararse mucho más. ¿Eso es lo que quiso decir?

Por supuesto que caer en ese simplismo, no solo ofende a la población en sus decisiones, sino que no es conveniente enunciarlas, porque se quiere encontrar razones donde no las hay o excusas para justificar un mal resultado.

A través de un voto, el ciudadano expresa su punto de vista frente a un Gobierno, su aceptación o desacuerdo, su opinión frente a determinadas políticas, su inclinación ante una propuesta y la conformidad o disconformidad con la sociedad en la que vive. Seguramente me quedo corto en la explicación de un voto.

Como cientos de ciudadanos he votado muchas veces por una persona para que conduzca los destinos del país, una entidad, organización o un club; también he dirigido instituciones y al cabo del tiempo me pidieron que me quede o que me vaya, porque seguramente mi labor ya había concluido o no lo estaba haciendo bien. No por ello me resentí con mis electores, porque seguramente apareció alguien que lo podía hacer mejor o llegó el tiempo de mi relevo.

Es conveniente respetar la decisión de la mayoría, aunque el número no garantiza  la verdad, es conveniente escuchar las razones del otro, pese a que consideremos que estamos en un estadio superior. Y, finalmente, es bueno bajar de la atalaya para escuchar al mismo nivel los reclamos, conocer mis errores y enmendar mis fallos, porque mis errores no son culpa de los otros.

Ernesto Murillo Estrada

 

Obras megalománicas Hace mas de un año

Cuando un día le pregunté a don José Gamarra Zorrilla (expresidente del Comité Olímpico Boliviano), a quién se le ocurrió construir la piscina de Alto Obrajes con un parecido a la piscina de Múnich, me contesto confidencialmente que fue idea de un periodista deportivo de la época (1976) y que se invirtió "mucho dinero".

Hasta ahora, ese escenario, no cumple su función porque se hizo demasiada inversión para casi ningún uso, debido a que en el sistema de calefacción se gasta una fortuna y probaron todos los sistemas.

Años más tarde al ver la preciosa obra en Sucre (me refiero al coliseo) construida con motivo de los Juegos Bolivarianos, constate cómo estaba subutilizada, porque la promesa de convertirla en un Centro de Alto Rendimiento, fue solo una buena idea; hoy los funcionarios, pelean defendiendo la gran obra, no por mantener el escenario en buenas condiciones, sino por su sueldo.

El afán de hacer grandes obras para el deporte, nace generalmente de falsas constataciones, creyendo que mientras más grandes sean las infraestructura, el correlato inmediato será; mejor deporte; y, lamentablemente, no es así.

Ahora al Presidente se le ocurrió construir un estadio en el valle, con motivo de los Juegos Odesur, con capacidad para 60 mil personas, que, seguramente se llenará una vez al año, si es que Bolívar o The Strongest van bien en el torneo y lo propio sucede con Wilstermann.

Lamentablemente, nadie le dice al Jefe de Estado, que esas buenans intenciones no son prioritarias, que muchas de estas construcciones, incluyo velódromo de Alto Irpavi, las moles de cemento que mando construir "Chito" Valle  en Alto Obrajes, cuando era Prefecto, el proyecto del picadero en Punata y más son obras faraónicas, bonitas, megalománicas, diría Alcides Arguedas (me gusta la expresión), pero se quedan como grandes moles de cemento, cuesta mantenerlas, no eleva el rendimiento deportivo y sería bueno invertir en otro factor deportivo, por ejemplo en el estímulo a los talentosos.

Cuando fui a los Juegos de Atlanta, en 1994, me quedé estupefacto al comprobar que cionco días después de haver concluido las competencias de ciclismo desmontaban el velódromo. "Ahorramos más así, que manteniendo esa infraestructura", me contestó uno de los organizadores.

Los asesores del Presidente en el marco deportivo (Tito Montaño, Carlos Borja, Mercelo Ortubé, el periodista deportivo que está cerca de él), tienen miedo decirle, "no está bien lo que quiere hacer".

Basta hacer una inspección sociológica simple para darnos cuenta que nuestros jóvenes no tienen cultura deportiva, viven frente a su celular operando los botones, se suben a los vehículos y se sientan para clavar la mirada en el aparato, caminan en las calles para comunicarse vía twitter y en su empeño, chocan con las personas, les importa un maní que un auto les impacte o que por su lado haya pasado un familiar: Son los autistas del siglo XXI: Otros prefieren los jueves y viernes de soltero, las fiestas, la musica chicha y las canciones a todo volumen.

No hay cultura deportiva.

Hace tres días fui al coliseo de la calle México para presenciar los encuentros de basquetbol; en las graderías estaban cinco personas, seguramente tres de ellas eran familiares, en un escenario con capacidad para 5.000 personas.

A los dirigentes no les interesa el desarrollo del deporte, solo ven cuánto pueden favorecerse, por lo tanto, ninguno de ellos va a decirle al Presidente: No está bien lo que intenta hacer.

Si al político Carlos Romero, ahora presidente de Sport Boys, le vino un soponcio al constatar el estado del fútbol profesional, seguramente si indaga deporte por deporte cómo y en qué condiciones se trabaja, le viene un ataque fulminante y pasa a mejor vida.

Más que una ley del deporte (una buena copia de aquí y de allá), que recibió críticas y el ministro Montaño quedó mal parado, porque tiene un concepto "mosaico" de la ley, es decir punitivo, se necesita un buen proyecto que incentive a todo el deporte y ello requiere un buen análisis sociológico del tema deportivo.

No es lo más aconsejable decir siempre "si jefe", a veces es bueno sugerir a las personas que tienen la decisión en la mano, el camino mejor para llegar al objetivo. El objetivo no es organizar los Juegos Odesur, el objetivo es mejorar el deporte boliviano que es el furgón de cola en América.

Ernesto Murillo Estrada