PublicidadPublicidadPublicidad
 

Blog de Emebol

Adiós al ser que me dio vida

Hoy vi partir a la persona que me dio el ser y sentí que con ella se iba parte de mí. La mujer que me cuidó y protegió, partió al encuentro de una mejor vida. Cuántas veces quise cantarle algo y me quedé en silencio, cuántas veces intenté decirle en palabras el agradecimiento que sentía hacia ella, pero siempre postergaba mi homenaje.

Hoy le dije a mi madre una expresión que la copié de una escritora: La muerte no existe, la gente sólo muere cuando la olvidan; porque si puedo recordarla, siempre estará conmigo.

Empecé a entender a mi madre en el momento en que Dios me regaló a mi primera hija; entonces entendí que el tronco debía empezar a morir para ver cada vez más robusta a la rama.

Un comunicador social debe morir a la transmisión de sus  sentimientos e interpretaciones personales, pero me tomo un paréntesis en la vida para contar lo mío, porque puede ser el sentimiento de muchos que algún día ven partir el ser más preciado que Dios nos dio y que deja de existir; pero nunca dejará de ser, porque este tronco, que algún día fue rama, lleva tu semilla. Gracias por haberme cuidado hasta ser árbol de bien que puede brindar sombra a los seres que  el tiempo me regala como amigos y compañeros.

Ernesto Murillo estrada

 

 

facebook twitter