PublicidadPublicidadPublicidad
 

Blog de Emebol

Acceso soberano

La pregunta fue dirigida al demandante y demandado porque el concepto "acceso soberano", se convirtió en un termino equívoco.

Este concepto es entendido en más de un sentido y la Corte de La Haya quiere saber la interpretación de cada una de las delegaciones, para ver el alcance de su tarea y encontrar una solución a este impasse centenario. También queda claro que hay muchos puntos para la interpretación de la consulta hecha por el juez japonés.

1. El ánimo de la Corte es saber cuál la distancia que separa a Bolivia y Chile del acuerdo, por lo que casi queda descartado que La Haya se lave las manos y acepte la propuesta chilena de dejar el caso. Quiere saber que distancia existe entre lo que uno pide y lo que el otro puede ofrecer.

2. El actual estado de cosas no satisface a Bolivia, porque el derecho positivo tiene un tránsito de acuerdo al desarrollo de los Estados y lo que pudo haber sido un "acuerdo saludable en 1904", no lo es ahora; es que no tiene por qué serlo cien años después de aquel acuerdo, porque hay que adaptarlo al tiempo y contingencias, para la buena relación de los pueblos.

3. Bolivia no quiere seguir dependiendo de Chile en muchos aspectos de este acceso marítimo actual. Quiere tener un espacio donde pueda ejercer su autoridad y no depender del capricho y las contingencias de Chile (ejemplo paro portuario).

4. Chile quiere mantener el estado de cosas y cree que el Tratado de 1904 tiene validez divina o natural, por lo tanto inmodificable. Como decía el abogado que defiende la causa boliviana, es como si Moisés habría bajado del Sinaí con los 10 mandamientos en una mano y el Tratado de 1904 en la otra. El derecho positivo lo hacen los hombres y pueden cambiar diez y cien veces, en caso contrario, los paises mantendrían las constituciones con la que nacieron a la vida independiente o las distintas leyes y reglamentos tendrían validez eterna.Esto es un absurdo

5. Chile considera que no puede ceder una franja territorial dentro su actual territorio, porque perdería continuidad territorial y si otorga ese espacio en la frontera con Perú, se tendría que someter a consulta con este país. Ese es el candado que pone a la conversación, pero hay decenas de soluciones imaginables que permitan crear un marco de paz en la región.

6. Hay formas de otorgar a Bolivia el pedido, de favorecer la entrada al mar por una puerta que favorezca fundamentalmente su desarrollo económico, limitar la dependencia del dueño del territorio y adaptar un tratado a los tiempos actuales porque en más de una centuria Bolivia exporta cien o mil veces más que en 1904, para citar un solo caso y el ferrocarril quedó a trás porque hay otros medios de transporte más expedito.

7. El stop al comercio lícito y otras actividades paralelas al tema, las debe colocar Bolivia y no Chile, que quiere seguir teniendo la llave, bajo argumentos aparentemente comprensibles, que bien pueden disfrazar un capricho.

8. El Tribunal quiere saber, en última instancia, cuan alejados están uno y otro de la solución al problema centenario y si la demada es un capricho de un niño malcriado (Bolivia) o si se trata de la tozudez de quien se ha anclado en el tiempo, ignora sus promesas y quiere judicializar un tema para seguir llevando el problema con el paso de los años.

Ernesto Murillo Estrada

 

 

facebook twitter